Tu destino perfecto para el puente de mayo según el tipo de cervecero que seas

En mayo ya empieza a oler a veranito: buen tiempo, días largos, terrazas… Y eso hace que nuestras ganas de cervecear y salir con amigos vaya aumentando cada día (si es que puede hacerlo aún más). ¿Y qué hay mejor que cervecear en nuestro barrio? ¡Hacerlo en una escapada! Los fines de semana y los puentes van convirtiéndose en la excusa perfecta para salir y probar nuevos sitios donde salir con amigos fuera de la ciudad según va llegando el buen tiempo.

Por eso, y porque disfrutar está en el ADN de todo cervecero, existe un sitio perfecto donde pasar el próximo puente de mayo para cada uno de vosotros, según el tipo de cervecero que seáis.

Cervecero clásico: Los pueblos con más bares por habitante de España

Si a ti lo que te gusta es el cerveceo de toda la vida, con tapita y amigos incluido, en el bar de tu barrio… entonces eres uno de los cásicos.

Tu manera de cervecear se caracteriza por ser la más típica de la cultura mediterránea, y entre nosotros, la más sencilla. Porque a ti no hay nada que te haga más feliz que una buena compañía, una buena conversación y, sobre todo, una buena cervecita.

Hace poco los medios de comunicación decían que “En España hay 260.000 bares, más que en todo Estados Unidos”, por lo que, si eres un verdadero cervecero clásico, tu destino de escapada perfecto está dentro de nuestras fronteras.

Sallent de Gállego (Huesca), La Vall de Boi (Lérida) o Cabrales (Asturias), son algunos de los pueblos con más bares por habitante en nuestro país, por lo que ¡la cañita y las tapas las tendrás aseguradas!

Cervecero cultureta: Roma

Cuando la cerveza que mejor te sienta es después de haber visitado un museo o pateando una ciudad llena de monumentos históricos, Roma es tu escapada ideal para el puente de mayo. El Coliseo, la Fontana di Trevi, el Panteón, la Plaza España… todas estas maravillas te están esperando en la capital italiana. Pero, sobre todo, lo favorito de cualquier cervecero cultureta: el aperitivo italiano. ¿Qué puede haber mejor que una buena dosis de museos, historia y cultura? ¡Comentarlo con amigos con una copa de cerveza bien fresquita acompañada de pizza, pasta o risotto! Vaya, un buen tapeo a la italiana.

Si no te ha dado tiempo a coger billetes o a organizar el viaje siempre quedará el plan B: Planificar un plan cultural en tu ciudad ¡seguro que descubres museos que no habías visitado jamás!

Cervecero aventurero: Islandia

Si a ti la cerveza que más te gusta viene tras una aventura o una excursión, entonces, Islandia es el destino perfecto. Todo aventurero que se precie debería visitar el país de la naturaleza salvaje, las cascadas, los volcanes y las mejores auroras boreales, al menos una vez en su vida. ¡Ninguna cervecita te sabrá tan bien como la que te tomes después de visitar las playas negras del sur de Islandia!

Cervecero playero: Islas baleares o canarias

Tu cerveza favorita es la que te tomas al sol o en un chiringuito de playa. Si eres de los que se aprovecha cada uno de los rayos de sol para tostarse y tomarse una cervecita, tu destino para este puente no puede ser otro que uno playero. Por eso, en España, algunas de nuestras apuestas más seguras cuando vamos buscando sol y playa están en las islas: las islas canarias o las baleares. Pero, por muy buen tiempo que haga en estos destinos generalmente, puede que hayas visto que los días no vayan a ser tan soleados como esperabas, si eso es así, ¡que no cunda el pánico! Siempre podrás tirar por tu plan alternativo preferido: una ruta de bares y tapas por la isla.

Cervecero “con gracia”: Sevilla y su feria de abril

Y por supuesto, si a ti lo que te gusta es salir con amigos y tomarte tus cañas con “mucha gracia”, Sevilla es tu destino ideal para este puente.  La feria de Abril de este año dará comienzo el próximo domingo 30 de abril y ¡no hay un plan mejor para aquellos cerveceros que estén deseando disfrutar del alumbrao con una cervecita fría y una tapita de jamón!

 

Por lo tanto, seas el tipo de cervecero que seas, hay un destino que se adapta perfectamente a tu personalidad y, sobre todo, a tu manera de cervecear. ¡A disfrutar y chin-chin!

¿Y si nos vamos de vacaciones en septiembre?

Hacer cola para poder desayunar, correr para encontrar un sitio donde poder poner la toalla en la playa, reservar restaurantes con 10 meses de antelación, salir 6 horas antes porque sabes que encontrarás atasco en la carretera o tomar el aperitivo en una terraza por la que pasa más gente que en la avenida más transitada de Nueva Delhi. Sí, señores. Todo aquel que se va de vacaciones en pleno agosto sabe que se encontrará con este panorama. Así que si lo que te apetece es ir de vacaciones huyendo de las grandes multitudes, ¡septiembre es tu mes!

La idea no es mala. Además, en verano muchas empresas tienen jornada intensiva. Nadie nos obliga a coger vacaciones en agosto. Y en septiembre tendremos el mismo calor. Estos días estamos teniendo la prueba de ello y septiembre parece el nuevo mes de julio. Los días despejados y misma cantidad de monumentos. Con una diferencia: mucha gente se habrá incorporado a sus trabajos, por lo que podréis caminar por la calle sintiéndoos los reyes del lugar. Todo estará abierto para vosotros, las playas tendrán la cantidad de gente precisa que les da el toque perfecto a vuestra foto. Y lo mejor de todo, en los bares y restaurantes os atenderán como es debido. Es más, como no habrá tal saturación, la cerveza os la servirán en esas copas que tanto nos gustan, y no en esos vasos donde la bebida queda desvirtuada porque no tenían otro recipiente. Esos vasos han provocado más de un divorcio, y lo sabéis.

Si eres de los que piensa: “Ya, pero la gente se va de vacaciones en agosto porque en septiembre llueve y hace frío”. ¡NO SEÑORES, NO! Lo estáis comprobando, de hecho, ¿no tenéis la sensación de tener un radiador de fuego encima de vuestra nuca estos días? Te podrás remojar en playa cual garabancito.

A veces, no son los árboles los que no nos dejan ver el bosque, sino que la gente no nos deja ver la ola que nos va a dar un revolcón. Para evitar esto, y para dar envidia a todos los amigos que se fueron de vacaciones en agosto, hicieron mil colas y ahora están trabajando mientras vosotros podéis estar tumbados en la arena escuchando el ruido del mar y nada más, os decimos que sólo os separa del paraíso un: “¿Y si nos vamos de vacaciones en septiembre?”

¡Brindemos por los afortunados que cogen vacaciones en el mes de la vuelta al cole!

Cómo sacar partido a estas mini vacaciones de Semana Santa (y no fallar en el intento)

Cerveza en Semana Santa

Reconócelo: en muy pocos días vas a desconectar tu alarma. Por un corto periodo de tiempo, se acabó madrugar para ir al trabajo… y es que retozar unos cuantos minutos más en la cama se convertirá en toda una obligación moral durante tus vacaciones de Semana Santa. Estos días libres tienen un carácter especial, pues al fin y al cabo, no son tantos como para emprender largos viajes que te dejen agotado ni tan pocos como para no poder aprovecharlos al máximo. No te equivoques: esta Semana Santa es para descansar, para dedicar un poco de tiempo a ti mismo… y lo más importante, para compartirlas con los tuyos.

Ni se te ocurra planificar una gran expedición, si no quieres dejarla a medias. Estas vacaciones son de escapada a la montaña. De huir a la playa. De visita express al pueblo (piensa en todos esos tuppers que traerás de vuelta, los necesitas). De reservar cena en un restaurante. De saltar y gritar hasta quedar afónico en un concierto.  De visitar un balneario. Y lo que es más importante: estas vacaciones, amigo cervecero, son del “bar de la esquina”.

¿Cuántas noches te has sentido culpable por prolongar tus cenas y quedadas en el bar por el simple hecho de tener que trabajar al día siguiente? Ahora serás el gran maestro de ceremonias de tus bares de confianza, artífices de risas, de cientos de anécdotas y de miles de cotilleos que llevabas semanas sin poder contar. Es hora de ponerte al día, y además, poder regodearte en los detalles, sin prisas… Solo piensa que al día siguiente no tendrás que entregar ese informe o llegar a tiempo a la reunión de las 10:00 del próximo jueves. De hecho, esa reunión tendrá lugar en tu colchón y tu almohada será el único compañero de trabajo.

TorrijasAdemás, ¿has pensado en la gran oferta gastronómica que tienes por delante esta Semana Santa? Estas vacaciones no están pensadas para comer rápido y mal, sino más bien para organizar grandes comidas familiares, elaboradas cenas entre amigos y muchos, muchos, muchísimos postres. Lo has adivinado: la torrija, un año más, vuelve a nuestras vidas. Fiel a la cita, tendrás amigos que te fallarán estas vacaciones de Semana Santa. Pero puedes estar seguro de que la torrija nunca lo hará. Además, como buen cervecero, sabrás que este postre marida a la perfección con cerveza negra. Verás las estrellas con la experiencia gastronómica que supone esta combinación dado su gusto a regaliz y frutos secos. Te recomendamos recurrir a una negra stout de intenso malteado. Su espuma cremosa y robusta y el aroma a café unido al del lúpulo, te sabrá a gloria esta Semana Santa.

En definitiva, amigo cervecero, el principal truco para sacar el máximo partido a estas vacaciones no es otro que ser realista. En sustituir la expedición a la India por un par de cañas en cualquier terraza. En cambiar tu bañador y bronceador de Cancún por un par de skis en la sierra más cercana. En sacar de la maleta toda tu ropa, el secador y por un saco de dormir que instalarás en aquel pequeño camping.

Recuerda que no hay planes pequeños, si no planes mal aprovechados.

Pide una cerveza y plántale cara al calor

Sal a la calle y sal feliz, cantando, con una sonrisa de oreja a oreja para disfrutar del último mes de verano. Porque aunque las tiendas llenen los escaparates con abrigos oscuros, las televisiones anuncien a bombo y platillo la vuelta al cole y el uno de septiembre empiece a ser una realidad, todavía no es tiempo de sacar las botas de agua del armario. Entramos en la recta final ,sí, pero al verano le quedan muchos rayos de sol con los que iluminar los días, ponernos morenos y guiarnos hasta el chiringuito de moda.

Con temperaturas de 30 grados, ¿quién se resiste a bañarse en la piscina, tumbarse en la playa, disfrutar de la tranquilidad de las ciudades vacías o del bullicio de los pueblos en fiestas? Los días de sol también son perfectos para ir al parque del barrio y, bajo un árbol, devorar el libro que teníamos pendiente y, si encima estamos de vacaciones, también podemos planear un road trip por la geografía española. Con tantos planes veraniegos por delante, es obligatorio llevar en la mochila el kit de ‘Los Indispensables’ para poder disfrutar al máximoCERVEZA (36) los días de verano.

Esencial: la crema solar, las gafas de sol y el abanico o, en su defecto, la revista que acabas de comprar en el quiosco.  ¿Echas en falta algo?  ¡Claro que sí! La cerveza. Hecha de lúpulo, malta y, principalmente, de agua, es una de las bebidas indispensables para sobrevivir a los últimos coletazos de calor. Una cerveza bien fresca en tu terraza favorita es el mejor remedio para hidratarnos y refrescarnos durante la época estival. Si no lo crees, pregunta a los andaluces, los españoles que soportan temperaturas altísimas y los que más cerveza consumen. Ellos sí saben cómo quitarse el calor.

Así que después de un día en la piscina, de un largo paseo, de una jornada en la playa bajo el sol o, simplemente, porque te apetece, coge el teléfono, llama a los amigos e id a visitar a vuestro camarero preferido. Una vez acomodado en la terraza y en la sombra, relájate, pide una caña y plántale cara al calor.

Procesión de armonías

Llega la Semana Santa y con ella las procesiones, los nazarenos y las saetas pero también las vacaciones y los encuentros con familiares y amigos alrededor de estupendas comidas. Si hay un plato estrella en Semana Santa ese es el pescado, y la mejor manera de acompañarlo es, sin duda, una cerveza. Hoy os contamos algunas de las mejores armonías de cervezas y pescados para disfrutar en la mesa (o en la barra) esta Semana Santa.

Cervezas y pescados son grandes compañeros, especialmente los azules, porque su alto contenido en grasa hace que la cerveza resulte idónea para “limpiar” y refrescar el paladar. Atunes, bonitos, salmones, sardinas, anguilas y boquerones son, además, perfectos para tomar marinados, ahumados o escabechados, tres preparaciones que mejoran cuando se riegan con una cerveza. ¿Quieres saber por qué?

En el caso de los ahumados, una cerveza clara y ligeramente amarga tipo ale y estilo Pilsen sería la mejor opción. Estos platos, tan populares en la gastronomía española, pueden servirse con salsas especiadas o agridulces que hacen aún más apetecible la cerveza.

sardina asturias y cervezaCervezas y escabeches forman una pareja perfecta. El alto contenido ácido de las salsas que se utilizan en estos platos – que a veces pueden ser hasta agridulces- va muy bien con las cervezas ligeramente tostadas.

El sabor fuerte, ácido y aromático de los pescados aderezados con especias, sal o vinagres encuentra en el frescor de la cerveza un buen complemento. Las cervezas ligeras y de mayor cuerpo serían la mejor elección para pescados grasos y de sabor intenso como los arenques y el salmón que están tan ricos marinados.

Vayas donde vayas, pide tu cerveza

Para los que pasáis las vacaciones de Semana Santa en el norte de España, los pescados a la espalda, tan típicos de la zona, armonizan muy bien con cervezas oscuras por los sofritos picantes con los que suelen prepararse. Las anchoas -si son de Cantabria mejor- contienen unos acentos yodados muy intensos que se acentúan con una cerveza clara y ligeramente amarga. Una combinación perfecta que se podría considerar “pecado”.

Los que os vais en busca del sol sureño, seguramente disfrutéis del “pescaito frito” y los adobos. La cerveza da el contrapunto refrescante a los boquerones, las sardinas y los pescados en adobo que se preparan con ajo, vinagre, orégano y cominos.

Así que, ya sabes, disfruta tus comidas y cenas de Semana Santa con cerveza. Y de postre ¿cómo no? Unas torrijas o huevos de pascua.