Un San Valentín cervecero, ¿te apuntas?

Aaaaiaiiiiiiii will always love you… ¡pii,pii! ¡Arriba! El despertador suena con la canción más romántica de la radio para recibir el día del amor… pero tú ni te acordabas.

¿Te has despertado sorprendido por Cupido? ¿Tu pareja espera que la sorprendas y tú acabas de enterarte de que es San Valentín? ¡Los cerveceros estamos para ayudarnos!

Así que no te preocupes, tenemos unos planes de última hora que tanto a ti como a tu pareja os encantarán.  Parecerá que lo llevas planeando toda la semana y ¡lo mismo te invitan a una caña de agradecimiento! Solo por esto merece la pena leer nuestras propuestas, ¿verdad?.

Para que no tengas que volverle a tu pareja con eso de “San Valentín para mí es todos los días” (en serio, no cuela) o tengas que bajar a por una caja cutre de bombones, te proponemos algunos planes que estamos seguros de que hace mucho que no lleváis a cabo, y que no podréis esperar a repetir.

Y por supuesto, todos ellos al más puro estilo cervecero, porque eso de las rosas, cenas románticas y luz tenue está muy visto.

1. Convertíos en un niño yendo a un parque de atracciones

¡Apostamos lo que sea a que hace años que no vais a divertiros a uno! Puede que os parezca un poco infantil, pero ¿qué puede ser mejor que soltar las tensiones del trabajo o la universidad gritando en la montaña rusa? ¡Creemos que no hay mejor manera de que os olvidéis de las preocupaciones diarias por unas horas y de que disfrutéis como niños!

Después, siempre podéis reponeos con unas buenas tapas y unas cervecitas.

2. Disfruta de una jornada relajante en un spa en tu ciudad

¿Cuándo fue la última vez que dedicasteis unas horas a relajaros y a cuidaros? ¡Hace demasiado tiempo! Sorprende a tu pareja con una tarde de spa en la ciudad, te lo agradecerá. ¡Y seguro que después, cae alguna cañita de agradecimiento! 

Abc GIF - Find & Share on GIPHY

3. Demuestra tu destreza jugando una partida de bolos

¡Ir a la bolera es uno de nuestros planes preferidos! Y seguro que uno de los vuestros también. Los cerveceros somos disfrutones por naturaleza y lo que más nos gusta es pasarlo bien y reír, además de la cerveza. Por ello, una tarde de bolos en pareja puede ser perfecta para una cita de San Valentín sin mucha planificación previa incluso con esos zapatos tan monos que te dan en la bolera.

4. Visita a un pueblo cercano

Este fin de semana salid de la ciudad por unas horas. ¡Id al pueblo más cercano de las afueras y celebrad San Valentín respirando aire fresco y saliendo de tapas por allí!

Aunque ya tengáis identificados vuestros bares favoritos en la ciudad, ya los tenéis muy vistos, ¡probad uno nuevo y puede que encontréis vuestro nuevo rincón cervecero preferido! Suena bien, ¿verdad?

5. Diviértete yendo a un bar con música en vivo

Si salís tarde de trabajar, estáis en época intensa de estudio o no tenéis tiempo de salir de la ciudad, siempre quedarán los planes que pueden hacerse cerca de casa. ¿Qué tal un concierto? O sino, ¿por qué no un bar con música en vivo? Sorprende a tu pareja llevándola a un bar con música en vivo y así tendréis el plan perfecto para cualquier cervecero: música, tapas y cerveza.

Como veis, os guste o no celebrar el día del amor, San Valentín puede ser la excusa perfecta para hacer esos planes que no hacéis de normal y sobre todo ¡para cervecear en la compañía que más os gusta! ¿Os apuntáis?

Ojo, que sabemos que muchos cerveceros son más de difrutar estos planes con colegas, así que, sea con quien sea, lo importante es disfrutar de planes nuevos en buena compañía.

San Valentín 2.0: Una historia de amor y 4G

Con la llegada de Internet y las redes sociales, las reglas han cambiado. Incluso las del flirteo, ese noble arte milenario que ha sido representado de tantas formas por tus abuelos. Quién nos iba a decir que el amor, ahora, se podía encontrar en algo tan pequeño y frío como un Smartphone… y que, en realidad, el amor no está el aire sino en la red inalámbrica móvil.

Estamos en 2016: Se acabaron las cartas, la poesía, las cintas de cassette con los “Grandes Éxitos” de Alejandro Sanz. Todos han sido sustituidos por los “Mensajes Privados, los Likes, los RTs y Pablo Alborán”. Y por si fuera poco, ahora la flecha de Cupido es, en realidad, un match de Tinder. Lo sabemos, cuesta mucho habituarse a un entorno tan hostil. Esto es la jungla, y no todos estamos adaptados, como ya le gustaría a Darwin. Habría que ver a aquel señor barbudo de la Teoría de la Evolución dilucidando qué estado sentimental de Facebook es el adecuado. Y, si en su muro aparece la versión “es complicado”, todo apunta a una representación literal de su vida amorosa.

No desesperes, aunque por el momento parezca imposible, terminarás encontrando un verdadero aliado en este San Valentín 2.0 que conecte, en 4G, con el hombre/mujer de tus sueños.

Sin embargo, ¿dónde quedaron las cartas de amor que durante tanto tiempo han conmemorado este día? Son de vital importancia, simplemente plantéate esta posibilidad: ¿Qué sería de ti si no fuera por aquellas rudimentarias cartas de amor que intercambiaban tu abuelo y tu abuela en sus años mozos? Tómate tu tiempo para pensarlo. Parece que ahora, hemos sustituido un amor tan idílico por algo más irreal. Tu San Valentín virtual, en este caso, no están en la plaza de pueblo, donde el flirteo de tus abuelos se podría prolongar durante meses… y puede que, en este caso, tu Cupido se esté escudando en una imagen de perfil en la que sale especialmente favorecido. Y vale “el amor es ciego”, pero tampoco hay que pasarse.

 ¿Y por dónde empezar? Tienes una amplia gama de soportes de nombres impronunciables que podrían ayudarte a no llegar a la noche del 14 de febrero cenando comida china rodeado de gatetes. Tinder, Happn, Groopfy, Badoo, Grindr, Miumeet… vale que a priori tanto palabro resulte abrumador, pero solo piensa que detrás de cada aplicación móvil, detrás de cada amigo de Facebook y detrás de cada seguidor de Twitter, podrían estar Miguel, Marta, Nicolás, Laura o Pablo. Aquello de Happn empieza a sonar mejor ahora, ¿verdad?

La esperanza es lo último que se pierde. Quién sabe si tu historia podría terminar pareciéndose a la de tus abuelos, con nuevas tácticas, pero con el mismo sentimiento… y nada impide que esa persona termine convirtiéndose en el amor en tu vida o en una bonita amistad. Que tampoco está nada mal. Tienes casi una semana para ponerte al día y celebrar una noche de San Valentín CERVEZA (20)como se merece. Atípica, eso sí, pero válida. Sin embargo, no olvides lo más importante: “la final se juega en el bar”. Has conocido a esa persona, habéis dado el primer paso y ha llegado momento de recurrir al contacto físico, a las conversaciones nerviosas y tímidas, al tomamos una caña y nos conocemos; tal y como lo hacían tus abuelos en la terraza del pueblo con su aperitivo… o tus padres en el bar de la ciudad mientras sonaba Hombres G de fondo. Recuerda que todo en esta vida es generacional…

 

San Solterín versus San Valentín

Llegada una edad ocurre que el grupo de amigos de toda la vida está dividido en dos: los que tienen pareja y los que no. Y no es por excluir, pero este post va dedicado a los inconformistas, a los lobos esteparios, a los solter@s de oro (¡de oro como la cerveza!). Este post es un llamamiento para que seáis fuertes y venzáis; para que luchéis contra las publicaciones de Facebook que anuncian amor a las cuatro redes y no os quedéis ciegos del subidón de azúcar; para que la depresión post-comedia romántica no os deje en casa, en pijama y sin churri.
Porque el mundo no es de corazones rojo pasión, de piñón, de frenesí ni de palomitas de maíz.

Es difícil hacer frente a la fuerza de San Valentín cuando ofrece noches de spa y estrenos de Cincuenta Sombras de Grey. Pero este año estáis de suerte porque hoy viernes 13 es San Solterín. Para vencer, solter@s de España, uníos y organizad planes que den envidia máxima como la tradicional y siempre recordada cena de solter@s. Así que daos prisa y llamad al bar de siempre para que os prepare las tapas que tanto os gustan y os prepare las cañas bien frías.
Hoy os vais de raciones.

Además, este año pasar una noche legendaria será más fácil que el resto de días porque dos fuerzas poderosas se unen: el santo de los corazones solitarios y carnaval. Si queréis ser los reyes de la noche y triunfar tened una cosa clara, disfrazaos de cerveza, todo el mundo sabe que nadie puede resistirse a ella. Aquí algunas ideas viejunas: Es carnaval: ¿vamos de cerveza?

Y otros que nos encantan:

Pobres gatetes

 

 

 

 

 

 

 

 

Si nos ponemos raritos, no nos gana nadie

Y si con esta combinación de planes todavía decidís quedaros en casa comiendo helado de chocolate y lamentándoos, perderéis la batalla y no obtendréis el perdón ni de Cupido ni de vuestras madres, que están deseosas de tener yernos y yernas ¡a la de ya!. Esta alineación de fiestas en el calendario solo pasa una vez cada diez años así que aprovechadla bien, porque nunca se sabe si encontraréis a vuestra media naranja (o naranja entera) este fin de semana y lo mismo el año que viene seréis vosotros los que daréis envidia desde un spa 😉

Por San Valentín… cañas y algo más en Madrid, Coruña, Mallorca y Barcelona

Vuelve a ser 14 de febrero y este año os queremos proponer una serie de escapadas románticas de fin de semana que os pueden sacar de un apuro en cualquier momento del año, no sólo en San Valentín.

Nos vamos de fin de semana a Madrid

Pasear por el templo de Debod y ver su atardecer es un plan imprescindible. El viernes puedes ir a cenar pisando arena (sí, en Madrid) en el Ojalá, tiene una carta muy variada – desde ensaladas hasta japonés y parrillada – y lo mejor es que ¡casi todo lo que tienen marida genial con cerveza!

Tetería en Madrid

El sábado por la mañana os proponemos dormir hasta tarde e ir a comer al Mercado de San Antón. Allí podréis comprar la comida y subir a la planta de arriba para que os cocinen todo lo que acabáis de comprar. La compañía, terraza, las materias primas y la cerveza: lo mejor del lugar. Por la tarde, relajaos e ir a escuchar jazz mientras os tomáis una cerveza fresquita en el Café Central (Plaza del Ángel, 10) y para terminar el día, elegid una película en la Filmoteca – Cine Doré en la calle Santa Isabel número 3 –  y por solo 2,5€ viajarás en el tiempo.

El domingo perdeos por las calles del rastro y acabad la mañana tomando un aperitivo de esos que nos encantan, que se alargue, que no termine nunca, por la Latina. Allí os recomendamos ir a “Juana La Loca” a probar su exquisita tortilla y al “Txirimiri” a probar su rissotto negro siempre acompañado por una buena cerveza.

Tapa

¡Nos vamos al norte: Coruña gastronómica!

A Coruña

¿Que puede haber más romántico que compartir un buen pulpo á feira con una cervecita en la mejor compañía? Si os decantáis por esta opción, no dejéis de visitar la afamada Pulpeira de Melide, en la que a más de uno se le caerá la baba.

Después de un obligado paseo por la orilla del mar, una buena opción para cenar será Mama Chicó, un restaurante italiano de lo mejorcito de la ciudad.

Porque lo sencillo, triunfa.

Las islas en su máximo esplendor. Mallorca, la gran desconocida.

¿Se te ha ocurrido lo espectacular que puede ser Mallorca en otoño, invierno o primavera? La isla no tiene casi turistas y el clima es perfecto. Lo mejor de todo: las mil opciones que hay para descubrir. Lo principal: alquilar un coche.

Mallorca

Deiá, el pueblo mallorquín que enamora a todo aquel que lo visita. Te recomendamos hacer un alto en el camino y reponer fuerzas, como más nos gusta, con una cervecita en Sa Fonda, debajo de las enredaderas. Si, además, os ha gustado tanto el pueblo que decidis cenar, lo podéis hacer en Sa Cova y para dormir… ¿qué tal La Residencia? Tu acompañante caerá rendido a tus pies y no os querréis mover de allí en días pero hay que seguir. Seguimos la escapada y os proponemos visitar Valldemossa, puedes comer en Can Marió y conocer los alrededores. El Petit Hotel de Valldemossa es una perfecta opción para dormir.

Si aún os quedan fuerzas, acercaos a Palma ciudad, visitad el Bar Bosch y degustad su maravilloso bocadillo caliente de jamón ibérico y queso mahonés, no se nos ocurre mejor manera de terminar la tarde que armonizándolo con una caña.

La bohemia Barcelona

Perderse por las calles del barrio Gótico o del Born y probar una de las exquisitas pizzas de La Pizza del Born con una cervecita, sin duda, es un buen plan para pasar una tarde en Barcelona. Si eres un romántico empedernido, te proponemos subir al Tibidabo en su funicular y cenar con unas de las mejores vistas de la Ciudad Condal.

Barcelona

El Parc Güell y la Sagrada Familia, la Pedrera y pasear por Paseo de Gracia… para por el camino y toma una cerveza de recompensa para coger fuerzas en la Cervecería Catalana de Rambla Cataluña. Si queréis probar las mejores patatas bravas de Barcelona podéis subir a la parte alta de la ciudad y visitar el Bar Tomás, ¡un clásico! Por la tarde, un paseo por el Laberinto de Horta y cenar en un italiano encantador, Il Giardinetto. ¿Dormimos a la orilla del mar en el Hotel W?

Pero lo más importante es hacer que cada momento sea especial, que todos los días sean San Valentín y que la cervecita en el bar de siempre, el momento de cada día, se convierta en el más romántico porque para nosotros no hay nada mejor que tomarnos una caña en buena compañía y disfrutando el momento. El romanticismo es muy subjetivo. ¿Para vosotros, qué situación cotidiana os parece la más romántica?