Volver a la rutina en 5 cómodos (y cerveceros) pasos

Cerveceando

Salvo en el caso de aquellos afortunados que las disfrutan precisamente este mes, septiembre significa para el común de los mortales el fin de las vacaciones. Sucumbir o resistir a la rutina parecen, a simple vista, las dos únicas opciones que nos quedan; sin embargo, existe una tercera vía menos explorada que consiste en combinar lo mejor de cada estación. Porque sí, a septiembre también se le puede sacar el lado positivo y, aunque desde Cervecear no confiamos en soluciones milagrosas para superar la “vuelta al cole”, sí creemos en los beneficios de estos consejos. Advertencia: ponerlos en práctica es tan fácil como parece.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que quedaste con los amigos de la facultad? ¿Qué sabes de ese antiguo compañero de trabajo con el que te llevabas tan bien? En la mayoría de los casos las personas importantes están a un whatsapp, mensaje de Facebook o –para los amantes de lo vintage- una llamada de distancia. Una vez recuperada la comunicación, la mejor manera de ponerse al día en materia de novios, amantes, jefes ingratos o cotilleos de la oficina es hacerlo con unas cañas en aquel bar donde solíais quedar. En el 99% de los casos acabarás repitiendo la experiencia.
  1. “De este año no pasa…” Reconócelo: muchos de los propósitos de nuevo año se quedaron en eso: propósitos. La forma de estructurar el tiempo en cursos escolares nos ofrece la oportunidad de hacer propósito de enmienda y renovar nuestras mejores intenciones en septiembre. Si una de ellas tenía que ver con el ejercicio físico, prueba a salir a correr con unos amigos para terminar tomando unas cervezas. Que tus amigos rechacen el plan de correr ya no sirve de excusa, porque en www.beerruners.es puedes encontrar grupos de corredores en tu ciudad o crearlos tú mismo.
  1. Existen lugares que abren (casi) los 365 días del año. No hay ciudad o pueblo sin uno. Suelen tener mesas, sillas, una barra repleta de pinchos o tapas seductoras, y un camarero que te sirve la cerveza como a ti te gusta. Efectivamente, hablamos de los bares. Para que regresar al entorno habitual no se haga tan duro, lanzamos un desafío: ¿conoces los bares de tu barrio? ¿Y los que han abierto en el último año?
  1. Las tendencias no están sólo en las revistas de moda. Parte de la clave del éxito de superar la vuelta a la rutina reside precisamente en que esta no lo sea tanto. No hace falta que a mitad de la semana compres un billete para Cabo Verde, basta con que incluyas en tu vocabulario nuevas palabras (brunch, drunch, etc.) y que las combines con tipos de cerveza  que no conoces tanto, como una lager extra, una de trigo o una abadía.
  1. Viaje gastronómico. Mientras llegan las siguientes vacaciones, puedes amenizar la espera, o incluso planificar la siguiente escapada, descubriendo sabores de otros países. La gastronomía de Perú, México o Japón, con sus numerosas opciones, nos permiten crear uniones sorprendentes con las variedades de cerveza elaboradas aquí.  Y todo esto sin salir de tu ciudad.

Motivos para cervecear

Brindis con cerveza

¿Hay que buscar excusas para ir de cañas? No es un plan que haya que justificar mucho, es el “must have” de los planes. Hoy hablaremos de algunos de los motivos que nos llevan a quedar con los amigos o la familia para tomar unas cervezas. Y decimos sólo algunos porque, como diría Joaquín Sabina, “Nos sobran los motivos”:

  • Porque hay que celebrar el fin de exámenes, ¿de la carrera?, ¡el fin de una entrega de proyecto! ¡o que alguien ha aprobado el carnet!
  • Porque hace mucho tiempo que no nos vemos y ya va siendo hora
  • Porque me han dejado/le han dejado. Y hay que juntarse para contarlo y dar consejos que no sirven para nada porque ni se escuchan
  • Porque hay que quedar para animarle, que me han dicho que desde que le dejó no levanta cabeza
  • Porque las recuperaciones a veces no son largas y hay que salir a conocer gente
  • Porque os tengo que presentar a alguien que he conocido…
  • Porque hoy hay fútbol
  • Porque me han hablado muy bien de ese bar
  • Porque acabamos de hacer deporte y hay que rehidratarse
  • Porque sí
  • Afterwork: “¿unas cañas?”
  • Afterchurch: es el plan oficial al salir de misa. Eso es así.
  • ¡Porque he leído que la cerveza es buenísima para la salud!
  • Porque tenemos que quedar para comentar la noche de ayer. Que madre mía.
  • Porque hoy es San Ceferino, y eso hay que celebrarlo
  • Porque hoy es fiesta en el Reino Unido (excepto en Escocia)
  • Porque hay que acompañar en el sentimiento a Escocia, que hoy no tienen fiesta
  • Porque me apetece veros, y contaros, y reírnos
  • Porque te has encontrado con alguien y hablar de pie en mitad de la acera es de muy mala educación
  • Porque te han ascendido de becario a persona
  • Porque te han ascendido de persona a persona con sueldo dign
  • Porque soy un bohemio y dónde mejor que en el bar para inspirarme para mi guión compartiendo una cervecita con personas que me inspiren
  • Porque has quedado con “alguien” y antes necesitas unas cañas con tus amigos para comentar “la táctica”
  • Porque no hay mejor plan para proponer a “alguien” que: ¿unas cañas?
  • “¡Me apuesto una caña a que no te atreves!”. Porque las deudas hay que saldarlas
  • Porque dónde íbamos a estar mejor y en mejor compañía

Asequible, divertido, muy nuestro, muy mediterráneo. Quedar para unas cañas es siempre el plan perfecto, y cualquier motivo es más que válido. ¿Cerveceamos?

La cerveza, la playa y la terraza “los imprescindibles del verano”

Cerveceo de terraza

Así lo dicen los resultados de la encuesta que hemos realizado con Madison Market Research, ‘Ir a la playa en familia’ y ‘tomar una cerveza en la terraza’, son los dos planes imprescindibles del verano de los españoles.

Una cerveza fresquita en verano es uno de esos placeres a los que no podemos negarnos. ¿Pero dónde preferimos los españoles beber una cerveza en verano? Los resultados de la encuesta nos dicen que el 53% elegimos una terraza como lugar predilecto para tomar una caña en verano. Las terrazas son además el lugar favorito, un lugar imprescindible para el verano de los españoles, seguidas de la piscina, los bares y los chiringuitos.

Cerveceo en un bar

Y es que si 8 de cada 10 personas a las que hemos preguntado afirman beber cerveza habitualmente durante esta época del año… es que algo tiene. “Tomar una caña” con los amigos en la terracita en el bar es una de las costumbres más arraigadas en nuestro país y una de las que más disfrutamos en verano.

Las dos comunidades más cerveceras durante la temporada estival, según el estudio, son Asturias y País Vasco, seguidas por Castilla La Mancha y Castilla León. Pero contra las altas temperaturas y para hacer más llevadero el calor son todas las comunidades las que consideran a la cerveza como uno de los imprescindibles de su verano.

El sol, la playa, la cerveza, los amigos, la terracita… ¿Y tú? ¿Sin qué no pasas en verano?

Menú de verano contra el calor

Ya hemos dicho muchas veces que contra el calor, no hay nada como una cerveza bien fresca… por eso queremos proponeros un estupendo menú de verano maridado con diferentes variedades de cervezas. Nosotros lo probamos en la Librería A Punto de Madrid (Centro Cultural del Gusto) de la mano de la experta gastronómica Sara Cucala que nos ayudó a encontrar las mejores armonías, esperamos que a vosotros os sirva de inspiración para disfrutarlo en vuestra terraza favorita, si puede ser, ¡al lado de la playa!

Lager Pilsen con…

Trilogía de sopas frías (gazpacho, ajoblanco y remolacha)

Las notas herbáceas y el retrogusto amargo de la Lager Pilsen armonizan a la perfección con los vinagres de los gazpachos. El ácido del tomate, el punto de dulzor de la remolacha e incluso esa fusión entre ajo y almendra se resalta con el primer trago de este tipo de cerveza y su personal sabor a heno, a la cebada.

Gazpachos-con-lager-pilsen-y-lager-especial

Lager especial con…

Ensalada de varias lechugas, foie micuit y manzana
Caballa en escabeche con verduritas encurtidas

Las cervezas del tipo Lager especial recogen en el gusto y postgusto notas de cereales tostados e incluso un ligero matiz a ahumados y regaliz. Es una cerveza redonda en boca y muy aromática. Todas estas propiedades la ponen a la cabeza como una de las preferidas para maridar con escabeches y encurtidos. Hace que los amargos y ácidos se equilibren gracias a los tostados del cereal; y también al ser suntuosos en boca se convierte en una ‘pareja de hecho’ deliciosa para un buen foie.

Cerveza de abadía con…

Hamburguesa de ternera con mahonesa de mostaza en grano, cebolla encurtida, canónigos en pan de brioche. Acompañado de ensalada de aguacate y tomate; y chips de patata nueva

Hamburguesa-con-cerveza-abadía

Con mucho cuerpo, aromáticas y con deliciosas notas frutales, son cervezas de trago lento que dejan un postgusto seco. Estas características las hacen ideales para platos contundentes de carnes rojas como la hamburguesa de ternera. La mostaza aporta un punto de acidez.

Stout Negra con…

Bombones de chocolate (negro con pimienta rosa, curry y chile)

A caramelo, café, chocolate fundido… La cerveza negra recoge un abanico de notas aromáticas muy sorprendentes y golosas, por eso es el trago perfecto para acompañar chocolates puros bien especiados. Por sorprendente que resulte la stout negra es un estupendo trago para poner el broche final a una comida.
¡Que aproveche!

Cerveza y música: una amplia gama

Cerveza y música

Cada momento de tu vida tiene una música diferente, ¿a que sí? No sólo hablamos de épocas con banda sonora, también de que cada momento de tu día a día pide su propia canción. Porque no es lo mismo escuchar jazz de día que de noche o reggaeton en la discoteca o a las 8 de la mañana camino del trabajo. Tu estado de ánimo, la compañía, el lugar en el que estés escuchándola harán que te apetezca más un estilo que otro.

También existe una amplia gama de cervezas que puedes maridar a la perfección con cada momento de tu día a día. Y como nos encantan la música y la cerveza, nos hemos dado licencia para que se nos vaya esta entrada de las manos y vamos a intentar proponeros una variedad de cerveza para cada estilo de música, ¡a lo loco!:

Hay canciones que podrías escuchar mil veces seguidas. Siempre apetecen porque suenan a verano, amigos, risas y diversión. Como esa cerveza fresquita y rubia, del tipo Lager Pilsen, la que siempre apetece. Música y cerveza refrescantes y ligeras.

(“Funketon”, de Efecto Pasillo, una de las candidatas a “canción del verano”)

Pero la conversación empieza a ponerse interesante y a coger cuerpo, y la música que acompaña a ese momento ya no puede ser la misma. Porque a ti y a tus amigos os apetece más saborearla, comentarla, “¿has oído su último disco?” “¿en qué festival tocan?”. Como esa cerveza que quieres degustar cuando ya has calmado la sed, una lager especial o extra, con más matices y aromas, más intensas.

(“Little talks”, de Of Monsters and Men)

Y das con alguien que entiende de música. Y te habla de nuevos temas, de grupos que nunca habías escuchado y te enseña a descubrir en sus notas algo más que el postureo de conocer grupos que poca gente más conoce. Como en las cervezas, cuando la fermentación, la intensidad y las tonalidades van subiendo, y no se trata de conocer nombres o marcas, ¡sino de disfrutarla! Notas frutales para una cerveza bock o una ale… ¡marchando!

(“Little lion man”, uno de los temas más conocidos de Mumford and sons)

Porque para gustos: colores, sonidos y sabores. Y si a ti hay una música o una cerveza que te gusta, que nadie te venga con cuentos. Música dulce, sabrosa y seca, como la cerveza de abadía.

(“Across 110th Street”, de Bobby Womack)

Y para esos momentos intensos, en los que te apetece paladear música o cerveza con cuerpo, intensa, robusta. De esa que sabe a regaliz y dejan buen sabor de boca. Música y cerveza negra stout o de trigo para ocasiones especiales.

(“Ain´t got no”, de Nina Simone)

¿Qué música escuchas cuando conduces? ¿La radio? Esos cd´s con remixes que rescatas de tu guantera… ¡merecen un homenaje!. Cualquier música que escuches en el coche irá siempre al ritmo de los molinos de viento que ves mientras conduces ¿te habías fijado? Que sepas que después de haberlo leído no podrás dejar de fijarte. Música y cerveza versátiles. Para la carretera, y aquí no hay duda, la única variedad que armoniza a la perfección, es la sin.

(“Molinos de viento”, de Mägo de Oz)

Tanta música y cerveza como momentos para disfrutar.

Las cervezas son para el verano

Verano cervecero

Disfrutar una cerveza bien fresca es uno de los planes veraniegos por excelencia. En el chiringuito de la playa después de un largo día de sol, en tu terraza favorita o a la hora del aperitivo en el bar de siempre, cualquier ocasión es buena para refrescarse a base de sorbos de cerveza. Y eso es algo que los anuncios de cerveza han sabido reflejar mejor que nadie.

Son muchos los anuncios cerveceros que han animado nuestras vacaciones, algunos incluso han sonado tanto que han conseguido convertir su sintonía en ‘canción del verano’. Esta semana, como calentamiento para aquellos que estáis a punto de empezar vuestras vacaciones, vamos a recordar alguno de ellos. Como siempre, no están todos los que son pero sí son todos los que están. Por eso os animamos a completar esta lista con vuestras sugerencias.

Empezamos con Estrella Damm que lleva varios veranos animándonos a disfrutarlos mediterráneamente. Os dejamos con el de 2009, con una canción que se convirtió en el himno de ese verano:

En 2010 Amstel proclamaba al más puro estilo ‘Brave Heart ‘que los hombres saben lo que les gusta, ¿te acuerdas qué era?

Y seguimos avanzando en el tiempo, en 2011 bailamos a ritmo ‘vintage’ con Estrella Galicia y su ‘exageradamente buena’:

Tropical daba así la bienvenida al verano de 2012, un verano muy muy frío…

Por último, este verano Mahou nos recuerda algo fundamental en los tiempos que corren ‘Qué bien sabe ser uno mismo’ y Ambar nos presenta la ‘cerveza invisible’

Coleccionismo Cervecero (II)

Etiqueta Cerveza Dorada

En el último post terminábamos con la anécdota del anuncio de la cerveza La Mezquita elaborada por El Águila, en la que aparecía un jeque árabe con una jarra de cerveza y la leyenda ‘El Corán lo prohíbe pero es tan exquisita…’ ¿lo recordáis?. Os contábamos que esta publicidad había creado un conflicto diplomático pero no habíamos llegado al final de la historia. Y es que… no hubo más historia porque el asunto se zanjó con la retirada de estas placas. No es de extrañar entonces que esta pieza se haya convertido en un objeto muy cotizado entre los coleccionistas cerveceros. Hoy vamos a seguir hablando de objetos cerveceros de deseo, es el turno de etiquetas, las botellas y latas.

El coleccionismo de etiquetas de cerveza es el más popular y extendido entre los cerveceros. Para encontrar las etiquetas más codiciadas hay que remontarse a finales del siglo XIX y principios del XX, donde aparecen algunas piezas que son verdaderas obras de arte, realizadas con métodos de impresión prácticamente artesanales y dibujadas por auténticos artistas.

Etiqueta CCC Etiqueta Pilsen

A mitad del siglo XX con la aparición de las botellas serigrafiadas surgió un nuevo objeto de colección. Precisamente las botellas serigrafiadas que se pusieron de moda en la España de los años cuarenta, cincuenta y sesenta son las más buscadas porque a diferencia de las etiquetas, se conservan mucho mejor. Estas botellas además solían llevar en el anverso diseños puramente publicitarios, reservando el reverso para los premios obtenidos por una determinada marca o sus cualidades más destacadas

Y otro de los envases característicos de la cerveza, las latas, tampoco podían estar al margen del universo coleccionista. En el restaurante La Fábrica de la Cerveza de Madrid se puede contemplar la lata más antigua del mundo, pertenece a una de las colecciones más importantes de España, la de los hermanos González Rossi. Esta lata se comercializó en 1935 y es de la cervecera estadounidense Krueger. En 1966 apareció en el mercado la primera cerveza española en lata, de la marca Skol, elaborada por la ya desaparecida cervecera La Cruz Blanca.

Cervezas chulapas

De tapeo por Madrid

Aprovechando el impulso de las fiestas de San Isidro, patrón de Madrid, esta semana os proponemos una ruta cervecera por la capital para practicar una de las tradiciones con más solera en la ciudad, el arte del terraceo.

Bilbao y Conde Duque

Empezamos la ruta en la Plaza de Olavide, en la zona de Bilbao. El epicentro en el que confluyen las calles Trafalgar, Gracilaso y Rafael Calvo es un excelente punto de partida para disfrutar de las primeras cervezas al sol. Un jardín urbano repleto de terrazas para elegir, nuestra recomendación, sentarse en cualquiera de ellas y disfrutar de unas cañas y unas aceitunas. Y si el aperitivo pide permiso para alargarse, dejarse llevar hacia una tortilla con ensalada, la combinación que anuncian en la pizarra de muchos de esos bares.

Muy cerca, la Plaza Comendadoras, en la zona de Conde Duque, es otro sitio imprescindible para disfrutar del terraceo madrileño.

Malasaña y Chueca

Seguimos la ruta por los céntricos barrios de Malasaña y Chueca donde los bares y terrazas se superponen unos sobre otros. En la Plaza de San Ildefonso encontramos varias en las que además de disfrutar de una buena cerveza podremos sentirnos los más modernos de la ciudad. La Plaza del Dos de Mayo es otro clásico del terraceo y en Chueca además de en la plaza del mismo nombre encontramos muchas mesas al sol en la de Vázquez de Mella, lugares para sentarse a observar y ser visto. Aquellos que prefieran rincones menos concurridos pueden irse hasta la Plaza Juan Pujol, en la que varios locales colocan algunas de sus mesas y sillas sobre el asfalto. Lo mismo ocurre cerca de Noviciado y la Calle Pez en la Plaza Carlos Carbronero.

Latina, Barrio de Las Letras y Lavapiés

De terrazas por MadridEn la zona de La Latina también encontramos muchos metros cuadrados de terrazas. La zona del Mercado de la Cebada, la Plaza de los Carros y la de San Andrés y todos sus alrededores. Bajando por la Plaza de La Paja también encontramos hileras de mesas en las que disfrutar de unas cervezas al sol.

En Antón Martín, a la orilla del mercado y el Cine Doré -ese maravilloso edificio de fachada modernista que ahora es la fimoteca-, toda la calle Santa Isabel está repleta de locales con terrazas. En el Barrio de las Letras algunas de las preferidas de los madrileños y los visitantes de la ciudad son la Plaza Matute y la siempre señorial Plaza de Santa Ana, presidida por el Teatro Español.

En Lavapiés, la Calle Argumosa es otro paraíso del terraceo. Algunos lo consideran el ‘paseo marítimo’ de Madrid, una calle ancha plagada de bares de todo tipo para disfrutar de unas cervezas acompañadas de platos inspirados en cualquier lugar del mundo, desde exótica cocina hindú hasta tapas de lo más castizo.

Terrazas de vértigo

Para terminar queremos lanzar algunas propuestas solo aptas para los que no tienen vértigo, las terrazas que rozan el cielo de Madrid. Son muchas las opciones que encontramos en esta ciudad para tomar unas cañas en las alturas, aquí van unas cuantas sin salirse de las zonas que hemos recorrido en esta ruta: Gaudeamus Café en Lavapiés, Casa de Granada en Tirso de Molina, las de los hoteles Room Mate Oscar en Chueca o la del Hotel Me, The Roof, en Santa Ana, El Viajero en La Latina…

De ruta cervecera por el norte

Zurito y pintxo

A punto de dar el pistoletazo de salida al que será un fin de semana largo en varias comunidades, os proponemos una nueva ruta cervecera para disfrutarlo entre cañas, tapas y amigos. En esta ocasión viajamos por el norte de la península, en un recorrido que arranca a orillas del Cantábrico y desemboca en el Atlántico.

  • De pintxos y zuritos por Bilbao
Imagen vía Blog Bodorrio
Imagen vía Blog Bodorrio

Si por una cosa destaca la villa vasca es por la calidad de sus pintxos y sus característicos “zuritos”, los vasos chatos de caña,  imprescindibles en cualquier plan cervecero por la ciudad.

Empezamos por la plaza de Abando, en pleno centro, muy cerca de la plaza Moyúa, paralela a la Gran Vía de Don Diego López de Haro, una de las zonas más emblemáticas de Bilbao, tanto para el aperitivo como a media tarde, noche, e incluso ¡desayuno! Aquí encontramos algunos de los locales favoritos de los bilbaínos:

Café La Granja. Entre sus especialidades, talo con chorizo, txistorra o morcilla.

Café Iruña. Debe su  fama a los pinchos morunos.

Bar El Globo. De lo mejor de su carta, la tortilla de patata.

Bar La Viña. Para disfrutar de pintxos más elaborados con un toque más actual.

En Indautxu hacermos una parada en el bar Eme para degustar uno de sus exquisitos sándwiches con receta secreta. Y seguimos el viaje por el Casco Viejo y La Plaza Nueva, donde también podemos disfrutar de unos pintxos riquísimos acompañados de un buen zurito. On egin!

  • Rabas y cañas en Santander
Imagen vía Pintxo tapas
Imagen vía Pintxo tapas

En Santander (toda Cantabria, en general) es tradición ir a tomar las rabas a la hora del aperitivo, acompañadas claro de una caña. El fin de semana, especialmente el domingo, es una institución de carácter prácticamente religiosa.

La zona principal la marca un rectángulo delimitado por las calles Rio de la Pila y Marcelino Sanz de Santuola (o para los santanderinos calle del Martillo) a la izquierda, la calle Santa Lucia por arriba, el Paseo de Pereda por abajo y Puerto chico y la calle Casimiro Sáinz por la derecha. En esta zona encontramos imprescindibles como:

La Conveniente: Todo un clásico santanderino, croquetas, queso, pimientos…

Casa Ajero: Imperdonable perderse sus rabas y sus chipirones rellenos

Cañadío: Tapas y raciones un poco más elaboradas, pero manteniendo los sabores clásicos de la zona, con el cabracho como uno de sus principales atractivos

En Puerto Chico, zona de pescadores de toda la vida, y tiene dos nombres que destacan para comer pescado de verdad: Bar Marucho y La Mulata.

Y aunque no sea en Santander, si hablamos del binomio cerveza y rabas, no podemos pasar por alto Las Ruedas en Torrelavega.

  • Cerveza  a la gallega en A Coruña
Imagen via El aderezo
Imagen via El aderezo

Con la Torre de Hércules como guía, el faro más antiguo del mundo en funcionamiento y Patrimonio de la Humanidad, empezamos un recorrido por esta ciudad que duerme de pie, como les gusta decir a sus habitantes (y no les falta razón).

Una de las zonas más típicas para cervecear en A Coruña es la calle de la Barrera, repleta de bares en los que las cañas se mezclan con tapas de berberechos, calamares, chipirones y demás delicias de la gastronomía gallega. Muy cerca, está toda una institución coruñesa en el arte del tapeo, el bar La Bombilla, sus dueños presumen dicen que fue el primer local con luz eléctrica de la ciudad. La calle de la Franja, una de las arterias que salen de la Plaza de María Pita, es visita obligada si quieres disfrutar de una buena mariscada y muy cerca, en la Plaza de España, hay que parar a tomar un pulpo á feira en la afamada Pulpeira de Melide y maridarlo con cerveza, una combinación siempre ganadora.

La calle de la Estrella y los alrededores de la Plaza de Lugo se han convertido en los últimos años en zona de moda para tapear y cervecear desde la hora del aperitivo hasta mucho después de ponerse el sol y la Avenida de la Marina es la mejor opción para disfrutar de una cerveza mirando al mar.

Cervezas y mucho más en Las Palmas

Este fin de semana nos vamos a Las Palmas con Beer Runners. Después de haber visitado A Coruña, Barcelona, Madrid, Zaragoza, León, Sevilla y Valencia damos el salto desde la península para disfrutar de la cerveza y el deporte en las Islas Canarias. Por eso en esta entrada del blog os proponemos una ruta de cañas por la capital de Gran Canaria. ¿Nos acompañáis?

Las Palmas puede presumir de ser la ciudad más grande y más poblada del archipiélago, de su clima -con unos 22 grados de temperatura media anual-, de sus playas, de ser la tierra que vio nacer a Galdós, Javier Bardem, Alfredo Kraus, Juan Negrín… y también de su gastronomía.

En el recetario tradicional canario, el de los palmenses, encontramos platos tan exquisitos como los potajes de jaramagos, los pejines con gofio, el sancocho o los caldos de millo o de papas.

[slider crop=”yes” slide1=”http://www.cervecear.com/wp-content/uploads/2013/03/caldo-papas-41.jpg” slide2=”http://www.cervecear.com/wp-content/uploads/2013/03/Caldo-de-Millo.jpg”][/slider]

Hay muchas zonas en las que se puede disfrutar de estos platos y acompañarlos de unas cervezas, no podía ser de otro modo. Desde la ciudad histórica hasta la zona de Tafira, el Monte y sus alrededores o los barrios de San Cristóbal y La Isleta, donde se pueden probar los mejores pescados de la ciudad. Pero nos gustaría detenernos en un sitio en especial: el Mercado del Puerto.

Con una ubicación inmejorable, en el istmo de Santa Catalina, el Mercado del Puerto es un espacio en el que conviven los puestos tradicionales del mercado con nuevos locales de hostelería en los que se puede disfrutar tanto de platos de la cocina canaria ‘de la de toda la vida’ con propuestas más exóticas de gastronomía internacional.

Os recomendamos leer este artículo publicado recientemente en El Viajero sobre el Mercado del Puerto, y visitar su página en Facebook para conocerlo un poquito mejor.

Aquí os dejamos otras sugerencias para ‘cervecear’ en esta ciudad y, sobre todo, os animamos a enviarnos las vuestras: La Marinera. En la playa de Las Canteras, en la zona de la Puntilla, su especialidad es el pescado fresco traído directamente por los pescadores. También en el Paseo de las Canteras está la cervecería Las buenas pulgas, un buen sitio para disfrutar de un aperitivo al lado del mar. En la misma zona de la Peña La Chica están La Guarida y La Barca. Allende (Allende Muelle, Allende Puerto y Allende Triana), tres restaurantes que comparten una cocina excelente. Deliciosa Marta, otro restaurante que apuesta por la cocina elaborada y que se ha ganado al público.