A partir de ahora los martes… ¡Nos vamos de BARTES!

Web Bartes

Seguro que eres de los que desde el lunes a primera hora estás contando los días que quedan para ir el viernes a ver esa obra de teatro, esa actuación en directo que hace que tu caña sepa todavía mejor o aprovechas para aprender a hacer ganchillo (y no pongas cara de sorprendido que tú y yo sabemos que está muy de moda)

Pero… ¡seamos sinceros!, la semana se hace muy (pero que muy) larga.

Pues eso es algo que va a cambiar, a partir de ahora desearás que sea… MARTES. ¿Qué, por qué martes? Pues porque a partir de ahora los martes pasarán cosas en tu sitio favorito, EL BAR. Los martes se convertirán en BARTES (icono redoble de tambores o flamenca de whatsapp).

Logo Bartes¿Y cuándo y dónde empieza todo esto? Zaragoza será la ciudad pionera en acoger esta nueva iniciativa que arranca el próximo martes 18 de noviembre en la zona de El Tubo.

¿Has bailado alguna vez swing?

Todo sobre los BARTES en www.bartes.es

En otoño caen las hojas de los árboles, pero tu cerveza es perenne

Cervecear en otoño

Tus amigos lo han repetido hasta la saciedad, tu madre te envía whatsapps con preguntas como “¿has sacado ya la ropa de invierno?” y en la tele sólo ves anuncios de colecciones de soldaditos prusianos o taxis del mundo. Pero si aun así no te has percatado, haz el favor de salir a la calle y observar a la gente. Ya nadie lleva pantalones cortos y las chanclas han sido sustituidas por esos botines a conjunto con la gabardina verde. Y es que te guste o no, el otoño –como decían en Poltergeist– ya está aquí.

Una de las cosas que más nos gustan de esta estación, además del estreno de las nuevas temporadas de las series, son los colores. Los parques se llenan de amarillos, naranjas y marrones que transmiten una mezcla de melancolía, paz y relax. Son tantas las sensaciones como momento tiene el otoño para disfrutar de una cerveza.

El-vaso-ideal-para-disfrutar-tu-cervezaLa cerveza lager Pilsen, la rubia y brillante, la que más nos gusta a los españoles por su frescor y suavidad, es la variedad del día a día, la preferida para compartir los buenos momentos de nuestra rutina, que haberlos haylos. Porque que el verano sea más pasado que las cintas VHS no significa que no podamos seguir pronunciando esa frase mágica de “¿te vienes a tomar una caña?”.

El otoño también significa el inicio de un nuevo curso y, por lo tanto, las listas de buenos propósitos: que si aprender inglés, que si apuntarse al gimnasio, quedar con ese amigo que lleva todo el verano desaparecido. Ahí queríamos llegar: tardes dedicadas en exclusiva al amigo de la universidad con el que compartiste todo, desde las noches en la biblioteca y los viajes post-exámenes hasta los tuppers de la abuela. Las charlas interminables e ininterrumpidas se merecen una lager extra, tostada, cremosa y con aroma a regaliz.

Llevas tiempo pensando en invitar a tus padres a cenar en ese restaurante que descubriste hace unos meses, pero en verano, con tantos viajes, bodas y comuniones, no has tenido tiempo. ¡Hazlo ya! Les hará tanta ilusión que estarán abiertos a probar todo lo que les recomiendes. Será el momento de sorprenderles y pedir a tu hostelhéroe una cerveza de abadía. Con esas notas de caramelo y manzana las batallitas de la mili de tu padre te sonarán mucho mejor.

Si eres de las personas que necesitan un dulce a media tarde, la negra stout es tu variedad. Cambia el café por una cerveza negra, cremosa, robusta con sabores a regaliz y café, perfecta para acompañar al brownie que tanto te gusta. Después de probarla por primera vez, seguro que repites

En fin, que el cambio de estación te asalte en camiseta de tirantes o en jersey es de lo menos. Lo que cuenta es que te pille bien rodeado de tu gente, en ese bar donde siempre te sientes a gusto y con una cerveza en la mano mientras cuentas por enésima vez tu viaje a los fiordos noruegos.

¿Qué harías si te perdieras en una isla desierta?

Cervecear en una isla desierta

Pongámonos en situación:
Tú, todo aventurero te dispones a irte de viaje a Tailandia. Tienes todo organizado y el itinerario está más que cerrado para toda la semana. El macuto está a rebosar y ya no soltarás la cámara de fotos durante todo el día. Sin embargo, la barrera del idioma trastorna tu viaje más de lo debido…

Tras una primera toma de contacto visitando los palacios y templos de la capital llega el momento de alejarse de la bulliciosa ciudad. Vuestro siguiente destino está a unas dos horas de Bangkok. En la información que habías sacado previa al viaje, aparecían unas imágenes de una isla paradisiaca que te aseguraban ser la envidia de todos tus amigos a la vuelta. Tratáis de preguntar cuál es la mejor forma de llegar hasta allí a un lugareño y él, muy amablemente, se ofrece a llevaros en una pequeña barquita con la que habitualmente se gana la vida saliendo a pescar cada día.

Después de una hora de camino por agua turquesa, el simpático lugareño os hace gestos de que “habéis llegado a vuestro destino”. Exactamente, estáis ahí. Sin embargo, todo lo que a priori parecía ser como la isla de la película La Playa, en Kho Pi Pi, llena de lujos y comodidades resultó ser un diminuto espacio de arena rodeado de agua y palmeras. Bueno, vale, no suena mal pero… ¡S.O.S!, ¡No hay chiringuitos!, ¡Vacaciones sin cerveza! Y ahora ¿qué hacemos? O mejor dicho ¿qué harías tú? Te contamos hasta dónde seríamos capaces de llegar nosotros por poder disfrutar como es debido en una isla desierta y las posibles opciones que tendríamos:

a) Cogemos todas las ramas y maderas que encontramos por el palmeral y nos hacemos una pequeña barca para ir a la isla más cercana en donde sí hay chiringuito con cerveza.
b) Gritamos hasta quedarnos sin voz para que el lugareño vuelva a salvarnos de estar en una isla sin cerveza y por supuesto, que nos lleve a otra pero ¡con chiringuito!
c) Como soy todo un aventurero cervecero nunca faltan en mi macuto un par de cervezas y una latita de aceitunas para mi acompañante y para mí. Más vale ser previsor que estar de vacaciones sin cerveza y sin tapita.

¿Y tú recurrirías a alguna de nuestras decisiones in extremis o tienes alguna mejor?
Tú historia continúa porque te decimos la clase de cervecero que eres:

Si eliges la opción A:
-¡Chapó! Eres un cervecero de 10. Vaya donde vayas, sois dos en uno. Continúa por esa línea porque el esfuerzo en esta vida tiene recompensa y en este caso, la recompensa es muy fresquita…y bien merecida.

Si eliges la opción B:
-Te mereces un 5 raspado. No vas en mal camino pero estamos seguros que si quieres, puedes agudizar más el ingenio. Así que venga, que no se diga que por conseguir una cerveza fría tan sólo darías un par de grititos. ¡El lugareño podría no escuchaaaaaarte!

Si eliges la opción C:
-El cervecero previsor. Ordenado, precavido…así eres tú. Porque siempre hay hueco para meter un par de cervecitas al macuto por si acaso y tu compañero de viaje estará encantado de que tengas esa cabeza ordenada. Sin embargo, el cervecero de chiringuito auténtico sabe que no hay nada como tomarse una caña fresquita bien servida así que aunque nos gusta tu previsión, hay que seguir mejorando.

¿Cuál ha sido tu mejor momento cervecero del verano?

Recuerdos

El verano está terminando y de vuelta a casa todos hacemos el balance de cuánto hemos disfrutado durante los días de descanso. Que si la playa, que si la montaña, que si el pueblo familiar, que si viajecito al extranjero, que si no has salido de la ciudad pero te lo has pasado igual de bien…Pero, ¿te has parado a pensar con quién has disfrutado de ese momento cervecero inolvidable? ¿Con quién te has tomado ese cervecita que añorarás durante el invierno? La verdad es que el lugar, al fin y al cabo, es lo de menos, lo que más importa es con quién. Quizás ha sido con algún grupo de amigos, tu familia, un chico o chica especial que conociste por casualidad este verano… ¡Piénsalo! Seguro que ahora mismo te está saliendo una sonrisaca de oreja a oreja porque sabes a quién me refiero, ¿verdad?

Si, por el contrario, tienes este asunto pendiente, aun estás a tiempo. Decídete y propón a esa persona especial volver a quedar, las ciudades y pueblos están abarrotados de terrazas pensadas para que disfrutemos de una refrescante cerveza  con la mejor compañía. Si hay un dicho que merece la pena seguir repitiendo es el de “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Así que, ¡aplícate el cuento! y cervecea hoy por si no pudieras cervecear mañana.

Utiliza el WhatsApp, sí, pero sólo para ponerte en contacto con esa persona. ¿Qué mejor reencuentro que una tarde de cañas? Porque seamos sinceros,  parece que las conversaciones siempre fluyen mejor en una terraza, acompañando esas largas charlas, cotilleos, risas o arrumacos, con una cerveza bien fría y algo de picar.

CERVEZA (50)Si no se te ocurre con quién tener ese gran momento cervecero, te damos algunas pistas: ¿Hace cuando que no ves a tu amigo del colegio o a tus primos? A lo mejor te apetece recordar viejos tiempos con alguno de ellos, esos primeros amigos con los que tanto hemos jugado pero conforme nos vamos haciendo mayores vemos con menos frecuencia. ¿Conociste a alguien este verano pero la cosa no llegó a más? Ahí ya tienes la excusa perfecta para un buen reencuentro. También puedes proponérselo a tus padres o a tus abuelos y seguro que así pueden presumir de hijo (o nieto) durante varias semanas. ¿Por qué no?

Porque el momento cervecero no tiene límites ni barreras, ¡elige el tuyo!

A orillas de la playa

El chiringuito

¿Quién no ha querido dejarlo todo alguna vez y montar un chiringuito de playa? ¡Ay! el chiringo, el quiosco playero, las casetas, la taberna de verano, la terracita del paseo marítimo… son muchos los nombres que designan a ese gran lugar en el que arreglamos el mundo durante las vacaciones y en el que nos gustaría pasar más días al año. Indispensable oasis para combatir el calor en los meses de julio y agosto, cómplice de nuestros mejores momentos playeros y como no, guardián de la cerveza fresquita. Por todo esto y mucho más, hoy le dedicamos nuestro post en el blog.

Ponte en situación: la una del mediodía, cremita en la frente, tus amigos, el ruido de las olas, unas bravas, dos cañitas y una paella encargada para cinco. ¿Se puede vivir mejor? Lo dudamos.

La verdad es que lo hemos hecho todos y en todas las épocas, nuestros padres y abuelos también, sí. De hecho, los orígenes de este mágico lugar se remontan a principios de los años cincuenta, a las playas del litoral catalán, concretamente en Sitges. Y por si no lo sabíais, tiene un pasado literario.

El primer establecimiento que da nombre a todos los demás se inauguró en 1913 con el nombre de ‘kiosket’. Fue a mediados de los años cuarenta cuando un ilustre parroquiano, escritor y por aquel entonces colaborador del periódico La Vanguardia, César González Ruano, sugirió al dueño del local que cambiara el nombre a Chiringuito. Para César era un lugar especial donde encontraba la inspiración para escribir sus novelas y sobre todo, donde disfrutaba en compañía de buenos amigos.

Muchos años han pasado, y muchos otros locales a lo largo de la costa española se han ido abriendo, pero su esencia sigue imborrable. El chiringuito, ya sea de madera o azulejo, con manteles de papel o de tela, es ese sitio donde puedes desconectar, darte una tregua del sol y sobre todo, disfrutar de una cerveza fría y unas tapitas, ya que en el fondo es lo que nos gusta.

Así que ya sabéis, este verano (toalla en mano), no dejéis de acercaros a vuestro chiringuito favorito, porque es el planazo del verano, y no lo decimos nosotros, que ya nos lo cantaba Georgie Dann.

SIETE FORMAS DE CERVECEAR EN EL MUNDIAL:

Cervecear en el Mundial de Fútbol

1. Con tus compañeros de trabajo mientras haces una porra. Ese momento en el que te llega un e-mail bomba con el asunto: “vuelve la porra” y te empiezan a venir resultados a la cabeza, si apostar o no… Al final todos caemos y cómo nos gusta. Sabemos que algunos partidos los veremos juntos, otros ni los veremos porque estaremos trabajando cuando se emitan pero lo que es seguro es que al final del Mundial celebraremos los resultados y el ganador de la porra nos invitará a todos a una cerveza en el bar de “Juan” (cada uno tiene su Juan particular, ya lo sabéis).

2. Con tus amigos de toda la vida en vuestro bar. ¿Para qué cambiar las costumbres? Sabéis lo que os gusta y dónde os gusta. No tenéis problemas para elegir el bar al que ir, con vuestro camarero que sabe lo que queréis y cómo lo queréis. Más no se puede pedir.

3. En una terraza con una gran pantalla. Cierra los ojos y ponte en situación: una plaza, una gran pantalla, varios bares alrededor y cientos de personas animando a la Roja. Nos gusta a todos. Si no lo sueles hacer, busca tu placita, repetirás.

4. Con ese alguien especial “que acabas de conocer”. Todos hemos pasado por esas primeras citas en las que no sabes muy bien los gustos de la otra persona y te lanzas a lo que sea. Ten claro que el Mundial es una buena excusa para tomaros una cerveza juntos y hablar de hablar del paradón de Casillas o la jugada de Iniesta (por cierto, Andrés, vuelve a hacernos felices este año). Como diría Simeone, “igual partido a partido…”.

5. En familia, con tus hijos y tus padres. En tu casa es tradición vivir los partidos todos juntos, lo lleváis en la sangre. Os vestís con vuestras mejores galas y bajáis al bar en el que tu abuelo también veía los mundiales y eurocopas cuando España no pasaba de cuartos ;). Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Tus hijos también se lo inculcarán a los suyos. Porque las tradiciones hay que mantenerlas.

6. En el nuevo bar que han abierto en la esquina. Dudas durante unos días, está todo repleto de carteles con información del Mundial, pero al final decides ir por primera vez para la ocasión y no te defrauda. El camarero majete te pone tu cerveza con una tapa buenísima, la TV se ve desde mil ángulos diferentes y tus amigos encantados. Vuelves, para ver los cuartos, vuelves.

7. En el bar del hotel. Ni de viaje, ni trabajando, te pierdes un partido de la Roja. Eres de esos fieles seguidores que aunque estés solo en un hotel después de un largo día de reuniones, tienes que ver ese partido que nos dará el pase a semis. Reconócelo, incluso hablas con los que están como tú y ¿cuántos amigos habrán salido de esa cervecita celebrando el gol de Iniesta? Ver los partidos en el bar del hotel unen, y lo sabes.

Dime qué red social te gusta y te diré qué cerveza bebes

Cervezas y redes sociales

Todos tenemos una red social predilecta, esa red social que nos engancha y nos quita horas y horas, ¿cuál es la tuya?

  1. Facebook. Eres de los de siempre y no te gusta innovar demasiado. Te gusta la tradición, lo que lleva tiempo contigo; si está bien para qué buscar otra, ¿no?. Eres de los que no cambian su Lager Pilsen por nada de este mundo. Te gusta compartirla con tus amigos, en vuestro bar y luego colgar la foto en Facebook. La caña de siempre es tu mejor aliado y para qué engañarnos, ¡a nosotros también nos encanta!
  2. Twitter. El tweet, ese gran aliado que llega a miles de personas con un solo click. A ti te gusta condensar el contenido en 140 caracteres para que contenga cuanta más información, mejor. Eres de Lager Extra, un tipo de cerveza muy sabrosa, con cuerpo y carácter, pero sobre todo, con mucha personalidad, como tus tweets y los de esos influencers con los que tanto te ríes.
  3. Instagram. ¡Cómo te gustan los filtros! No sabes si elegir “rise”, “mayfair”, “x-pro II”, “valencia” o “lo-fi”, pero eso sí, cuando tienes que escoger una cerveza lo tienes claro: la cerveza de trigo. Seguro que te gusta por ese color amarillo claro con destellos dorados que te transportan a un universo “vintage” y que parece que tenga varios filtros en uno. Seguro que luego eres de los que suben su foto a Instagram #sinfiltros.
  4. Tumblr. Si tú eres de ese tipo de personas que se dedica horas y horas a ver gifts animados en Tumblr, a enseñar a todo el mundo los finales de las series que solo se conocen en Estados Unidos o a enviar e-mails a tus compañeros de trabajo con mil tonterías para alegrarles la mañana, lo tuyo está claro: a ti te encanta la cerveza de Abadía. Es un tipo de cerveza sorprendente – como los gifts de tu red social favorita – que mezcla sabores afrutados, lácteos y que además tiene toques de caramelo.
  5. Youtube. Los vídeos son lo tuyo, odias los anuncios y los youtubers son tus mejores amigos. Te pasas días enteros viendo vídeos de rusos o haciendo tutoriales, y qué mejor que acompañar esas sesiones maratonianas de vídeos de “epic fails” con una armonía de cerveza negra y un brownie de chocolate. Te dejará con la boca abierta, igual que los vídeos que tanto te gustan. ¡Pruébalo!

Terracear

Terraza en Barcelona

El pasado fin de semana ¡llegó la primavera! Y cuando empieza el buen tiempo lo que más apetece es tomar algo en una terracita en buena compañía. Esta semana te ofrecemos nuestro top 10 de las mejores terrazas de España donde tomarse unas buenas cañas.

1. BARCELONA. Mirador del Passeig en Hotel Casa Fuster (Paseo de Graçia, 132) El Mirador del Passeig, en la azotea de la Casa Fuster, podríamos decir que es el mejor lugar de Barcelona para disfrutar de unas buenas vistas. Se trata de un balcón abierto a la ciudad que mira hacia el largo Paseo de Gracia, la Sagrada Familia y la montaña del Tibidabo ¡Además los días claros se puede llegar a ver hasta la costa! Esta terraza es siempre una buena opción para invitar a tus amigos a unas cervezas y quedar como el más entendido de la ciudad.

2. MURCIA. Baobar (Jardín del Malecón S/N) Si eres un amante de la naturaleza, ¡no encontrarás un lugar mejor!, La terraza Baobar de Murcia es un lugar perfecto para beberse unas cañitas mientras te deleitas con el inmejorable ambiente del Jardín Botánico del Malecón. En la orilla del Río Segura a su paso por la ciudad, este lugar es un referente para el estudio de la botánica ya que cuenta con ejemplares traídos de todas partes del mundo.

3. MADRID. Pipa & Co (Paseo de la Habana 105) Situado en uno de los lugares más chic de Madrid, a escasos minutos de Cuzco, se encuentra el nuevo local de moda, Pipa & Co y su agradable terraza. Un lugar íntimo y pequeño pero con un ambiente muy original donde compartir unas cañas con tus amigos en el corazón de Madrid ¡Perfecto para un día primaveral!

terraza a coruña4. A CORUÑA. MIRADOR DE SAN PEDRO El Mirador de San Pedro se encuentra en el parque del mismo nombre, en lo alto de la montaña que cierra la costa coruñesa. Ya sólo con la subida a la terraza ¡te enamorarás! Puedes hacerlo por una carretera que rodea la montaña o en una bola de cristal ascensor desde el Paseo Marítimo. Un lugar perfecto para sentirte entre el cielo y el mar y saborear una cervecita mientras disfrutas de las vistas a la Torre de Hércules o al grandioso Océano Atlántico.

5. VALENCIA. Port America’s Cup- Edficio Veles e Vents ¡Ideal para los amantes de la arquitectura minimalista! La terraza del edificio Veles e Vents es una prolongación del famoso edificio blanco y negro que ocupa cerca de 15.000 m2. Con vistas a la playa de la Malvarrosa, ésta terraza es un lugar ideal para disfrutar en familia (cuenta con espacios de entretenimiento para los niños) de uno de sus restaurantes de cocina internacional y unas buenas cervecitas.

6. SANTANDER. Terraza Lounge Amstel- BNS (Av. Reina Victoria 46) A pie de la Playa del Sardinero de Santander se encuentra uno de los lugares más cool de Santander. La Terraza Lounge BNS es la mejor elección para tomar un aperitivo y trasladarte a una tarde de verano en un ambiente cómodo mientras escuchas la mejor música fusión de ritmos chillo out y house.

7. MALLORCA. Puro Beach (c/Pagel 1, Cala Terraza en MallorcaEstancia) Situado entre Palma de Mallorca y Ca’n Pastilla, la terraza Puro Beach Palma es considerado un local para los más estilosos de Mallorca o la conocida como Ibizenca High Class. Puro Beach Palma es el mejor local de Mallorca para disfrutar de una bonita puesta de sol, ¡Casi totalmente rodeada por agua, te sentirás como en el paraíso!

8. BILBAO. Terraza del Víctor Montes (Plaza Nueva, 8) La Terraza del Víctor Montes es “el lugar” para tomarte unas cañas mientras observas el ambiente cosmopolita del Casco Viejo de Bilbao. Un ambiente cercano en el que se puede disfrutar del sol gracias a la espaciosa plaza donde se encuentra. Muy recomendable el aperitivo de los domingos.

9. LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. La Oliva (Calle Prudencio Morales 15-19) En la Playa de las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria se encuentra la terraza de La Oliva, perfecta para refrescarse con unas cañas y unas papas con mojo después de disfrutar del solecito canario. A pie de playa, cualquier día del año puede ser espectacular en esta terraza, es una visita obligada en Las Palmas.

10. ZARAGOZA. Le Pastis (Junto al Puente del Hierro) ¿Te crees que sólo puedes disfrutar de un ambiente francés en el centro de París? ¡Pues nada de eso! Mismamente en Zaragoza te sentirás como si estuvieses en una terracita del bohemio barrio parisino de Montmartre. Le Pastis, es un lugar mágico con una decoración muy cálida en la que las luces de colores, las flores y las velas crean un espacio inmejorable para el relax y la tranquilidad. ¡Y además a orillas del río Ebro! Chupate esa París… Este es nuestro top ten, pero si algo tenemos en España es oferta de lugares geniales donde disfrutar de nuestras mejores cervezas, Y tú, ¿Qué terraza nos recomiendas para este finde?

Algo se muere en el alma, cuando un cervecero se va

Cuando un cervecero se va

Los últimos ya se han tenido que volver a ir, no se podían alargar más las vacaciones. Todos sabíamos que el momento iba a llegar, ¡lo sabíamos!, pero de ahí a que no de penilla… que si un amigo vuelve a Londres, otro a Mannheim, otro a Edimburgo… mezcla globalización y crisis y prepárate para ver a tus amigos esparcidos como tropas del Risk.

Y nosotros que llevábamos todos estos días quedando para tomar unas cañas… pensamos: ¿allí saldrá a tomar algo con los amigos como aquí? Porque ellos te cuentan que tienen también a su gente, incluso vas a verles y les conoces, o les cotilleas el Facebook y les pones cara, pero allí las cañas no son lo mismo. Eso seguro.

  • Abroad no les ponen aceitunas y les dejan echar el hueso al suelo en el espacio entre la barra y el… el… ¿reposapiés? ¿para qué sirve esa barra dorada?
  • Abroad no pueden llamar “jefe” al dueño del bar, porque quedaría raro
  • Abroad no se toman unas cañas el martes al salir del curro
  • Abroad no tienen servilletas en las que ponga “gracias por su visita”. Esas servilletas que ni absorben ni limpian “ni ná”, pero agradecen, y eso es bonito.
  • Abroad no quedan de cañas con sus colegas de toda la vida. Sólo hace falta ver las fotos. Quedan con un sueco, un alemán, un chino (siempre tiene que haber un chino), ¡y eso es un lujo auténtico! Porque conocen otras culturas, aprenden otros idiomas… pero no pueden estar de cañas e imitar a Chiquito, porque el chino fliparía, o hacer alguna broma de ‘Una altra cosa’ o de ‘Vaya semanita’. Aquí tiene sentido, pero allí…

Y lo definitivo:

  • Abroad no hay tapa. Y eso es muy duro. Dramático, incluso. Nada. Ni un platico con su Cerveceo a la españolapaellita, ni unos sandwichitos, ni unas patatitas. Nada. ¡Unos cacahuetes! No. Nada.

Por eso, estudiantes, trabajadores, turistas… españoles por el mundo en general; aquí va nuestro consejo: no renunciéis a lo bueno. No dejéis de proponer quedar a tomar unas cañas con cualquier excusa, que todos los días haya algo que celebrar. Llevaos la tapa. No hace falta que llevéis al pub un tupper de pulpo a la gallega, pero ¿unas patatillas? Que la alegría impere en vuestras quedadas, que no falte la tertulia.

Y, sobre todo, que volvamos a vernos pronto, con una caña en la mano, y que sólo se note el paso del tiempo en nuestras conversaciones en que tenemos nuevas anécdotas que contarnos para poder disfrutar como siempre.

¡Jefe! ¡Esa tapita!

Las 4 tapas ganadoras

En España, cuando nos tomamos unas cañas, queremos compartirlas con nuestros amigos o familiares, con una buena conversación y ¡con una buena tapa!
Sois vosotros los que habéis resuelto cuál ha sido la tapa cervecera ganadora, ¡y sabemos que no ha sido una decisión fácil!, porque la cerveza se combina igual de bien con el ‘pescaito frito’ o con unas croquetas, con los escabeches, pulpo o gambas. Estos son los cruces que nos han llevado al ganador…

(pulsa en la imagen para verla ampliada)

La tapa cervecera, cruces
Estas son las tapas que se enfrentaron en el campeonato de la tapa cervecera

And the winner is… (redoble de tambores) ¡La tortilla de patatas! (aplauso). Seguida por las patatas bravas, el pan con tomate y jamón y la ensaladilla rusa. Cuatro titanes de nuestra gastronomía mediterránea que nos acompañan, como lo han hecho siempre, en nuestros momentos cerveceros.

Merecido ha sido el homenaje que le habéis dado a nuestros grandes clásicos encabezados por la tortilla de patatas (¡qué grandes momentos nos ha brindado siempre!), pero no dejéis de probar a combinar la cerveza con otros sabores, ¡que no es a lo loco! ¡ tiene todo el sentido del mundo!, porque la cerveza casa perfectamente con los quesos, acompaña a su sabor en lugar de anularlo, con agridulces y comidas orientales por el contraste que ofrece con la soja o el wasabi, ¡con hamburguesas!, prueba a saborear el contraste perfecto de la cerveza con el kétchup o la mostaza, con ácidos y amargos o con picantes y especiados. ¿Y si quieres una cerveza más oscura, con más cuerpo? Prueba a maridarla con carnes sazonadas y busca la cerveza perfecta para cada condimento o salsa. Pero, por favor, ¡no te olvides de contarnos qué tal te ha ido el descubrimiento! Y disfruta, con una tapita, haciendo lo que más nos gusta: ¡cerveceando!