La carretera te pide SIN

La carretera te pide SIN

El pasado martes tuvo lugar la presentación de la XII edición de la campaña La Carretera te pide SIN que cuenta además desde este año con el importante respaldo de la Federación Española de Municipios y Provincias.

Después de tantas ediciones, hoy hay cifras que nos llaman la atención:

  • Por un lado, el porcentaje de positivos en controles de alcoholemia ha descendido del 4,9 en 2001 al 1,8 en 2010.
  • Por otro, España es el país de Europa con mayor consumo y producción de cerveza sin alcohol. Cerca del 15% de la cerveza que consumen los españoles pertenece a esta variedad, y es lo que eligen el 60% de los bebedores de cerveza cuando van en coche.

Queremos pensar que estas cifras están relacionadas, y que las sucesivas campañas de “La Carretera te pide SIN” han aportado su granito de arena (o de cebada) en todo esto.

En qué consiste “La Carretera te pide SIN

La campaña “La Carretera te pide SIN” es una iniciativa de concienciación social sobre la incompatibilidad del alcohol y la conducción que recuerda a todos los consumidores de cerveza la posibilidad de elegir la misma bebida, en su versión sin alcohol, como una opción segura al volante.

La XII edición de “La Carretera te pide SIN” se desarrolla en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT) y el apoyo de 15 instituciones a las que, este año, se ha sumado la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La campaña “La Carretera te pide SIN” difunde materiales promocionales con mensajes de concienciación entre más de 6.000 autoescuelas y 2.000 estaciones de servicio de toda España. Durante los meses de verano, periodo en el que se realizan los grandes desplazamientos por carretera del año, se refuerza mediante una campaña de publicidad y a través de su difusión en fiestas locales.

La campaña tiene como protagonista un spot que de una forma muy gráfica nos transmite un mensaje muy claro: a la hora de conducir, disfrutarás un viaje más tranquilo y más seguro con una cerveza SIN alcohol.

Una campaña oportuna y necesaria

Ya ha llegado el buen tiempo – o mejor dicho, el calor- y con él las salidas, los encuentros en las terrazas y este año además, eventos deportivos que serán una excelente excusa para juntarse con la familia y los amigos: la Eurocopa, los Juegos Olímpicos…

Como ha subrayado Jacobo Olalla Marañón, director general de Cerveceros de España: “Estos acontecimientos, que reúnen frente a una pantalla a familiares y amigos, son muy propicios para el consumo de cerveza”.

En estas circunstancias en las que además se incrementan los desplazamientos cortos, “la variedad SIN es una excelente alternativa que permite degustar todo el sabor de una cerveza, cuando no pueden o no quieren consumir alcohol” ha apuntado. De hecho, según los resultados de la última encuesta de Cerveceros de España sobre consumo de cerveza SIN y Seguridad Vial elaborada por Madison Market Research, entre otros interesantes datos 7 de cada 10 consumidores así lo han afirmado.

No en vano, España continúa siendo el principal productor y consumidor de cerveza SIN y cerca del 15% de la cerveza que consumen los españoles pertenece a esta variedad.

Que el alcohol no nos amargue la fiesta.

La celebración de la presentación de la campaña en la sede de la FEMP ha coincidido con la firma del acuerdo de colaboración entre los presidentes de esta institución, D. Juan Ignacio Zoido Álvarez, y de Cerveceros de España, D. Juan Gervás Sanz.

Tiene mucho sentido la implicación de la FEMP, porque los ayuntamientos y la policía local son muy conscientes de lo peligrosa que puede llegar a ser la combinación de: fiestas patronales de mi pueblo + alcohol + fiestas del pueblo de al lado + alcohol +… en ese contexto, los mensajes de prudencia de “La Carretera te pide SIN” pueden servir de gran ayuda. No podemos olvidar que en estos desplazamientos cortos en los que nos relajamos, entre pueblos, e incluso dentro del mismo núcleo urbano, también ocurren accidentes.

Estamos CON la cerveza SIN. Por muchas razones.

La Carretera te pide SIN no sólo es un llamamiento para evitar mezclar alcohol y carretera. Nos gusta verlo también como un mensaje de apoyo a la cerveza SIN.

Cerveza

En primer lugar, porque la cerveza SIN es cerveza. Tiene los mismos ingredientes que la cerveza, excepto el alcohol, y por tanto las mismas cualidades y el mismo sabor. Como es una modalidad de cerveza mucho más reciente, todavía puede evolucionar mucho, pero es importante que empecemos a apreciarla, incluso a nivel de cata, como recomiendan los protagonistas de “Un país para comérselo”

Por tanto es muy saludable, y al no tener alcohol, pueden disfrutar sus beneficios gente colectivos como las mujeres embarazadas y las madres lactantes. Está comprobado que la cerveza SIN alcohol mejora la calidad de la leche materna.

Si queréis saber mucho más acerca de las cualidades de la cerveza SIN, aquí tenéis este estudio realizado por el Centro de Investigación Cerveza y Salud (CICS).

Y por si fuera poco, la cerveza SIN tiene poquísimas calorías, 16 por vaso. Cuando tienes mucha sed, es una de las mejores opciones: te rehidrata, te aporta vitaminas, minerales, fibra… y mucho sabor.

Os dejamos con este vídeo que resume el espíritu de la campaña.

Esperamos que después de ver todas estas razones, este verano escuches a la carretera: disfruta CON la SIN.

Cómo cargarse una cerveza (y IV): Bebe siempre para recordar.

Resaca

Terminamos esta miniserie acerca de los errores cerveceros, abordando el que sin duda es el peor de todos: el consumo abusivo.

En capítulos anteriores hemos mostrado algunas malas costumbres que pueden echar a perder la experiencia de saborear una buena cerveza, y lo hacíamos de un modo desenfadado; al fin y al cabo se trataba de “pecadillos veniales”: si a pesar de nuestros consejos, tú como disfrutas es con una cerveza congelada, en vaso de plástico, sin espuma y con unos toppins de toffe por encima, qué le vamos a hacer…

El único error realmente grave que se puede cometer con la cerveza, es beber sin moderación (hablamos de la cerveza sin alcohol) o lo que podríamos llamar “beber para olvidar”.

La cerveza es una bebida maravillosa, refrescante, nutritiva y saludable que además, tiene un poco de alcohol. Éste es el orden en el que deberíamos valorarla, y no al revés.

timthumbBeber -cualquier cosa- con ánimo de emborracharse, es una muy mala idea. Pero beber cerveza con el único afán de emborracharse es, además, una estupidez. Y es que, si observamos una tabla comparativa entenderemos que la cerveza no ha sido “diseñada” para eso (y queremos pensar que el resto de bebidas tampoco, la verdad).

La cerveza presenta un contenido en alcohol fruto de la fermentación y a diferencia de los licores destilados, mucho más fuertes, contiene valiosos nutrientes, como vitaminas, minerales, ácido fólico etc. De hecho, nació como un alimento, hasta el punto de que los egipcios la denominaban “el pan líquido”. ¿No parece ridícula la idea de emborracharse con pan fermentado?

Por eso la borrachera de cerveza, además de los síntomas propios del alcohol en el organismo, afecta mucho al estómago: a la borrachera se le une el empacho. Hay mucha literatura acerca de diferentes métodos más o menos ortodoxos para combatir la resaca. Nosotros sólo recomendamos uno, el único infalible: beber con moderación. Este consejo nos parece especialmente importante en los más jóvenes, que se inician en las pautas de consumo. Por eso desde hace ya 10 años, promovemos el Certamen Creativo “Un dedo de espuma, dos dedos de frente”  para fomentar un consumo responsable.

Hablemos ahora como amantes de la cerveza; cada cerveza ha sido elaborada cuidadosamente para que tenga una personalidad propia; cada cerveza es especial y tiene algo que decirte. Y desde luego, si te bebes una detrás de otra, no vas a poder oir nada.

Por eso queremos cerrar este post en positivo; demos la vuelta al topicazo ese de “beber para olvidar”, todo lo contrario:

  • Bebe para recordar qué te estás tomando. Intenta encontrar todos los matices que ofrece la variedad que estás probando. Tómate tu tiempo, saborea tu cerveza con todos los sentidos.
  • Bebe para recordar con quién te la estás tomando. En España, el consumo de cerveza tiene un fuerte componente social. Las cañas son la excusa para compartir un buen momento en familia o con amigos  Nuestro patrón de consumo cervecero es así: mediterráneo, relajado, sin tomárnoslo como una carrera para ver quién bebe más.
  • Bebe para recordar con qué te la estás tomando. No podemos hablar de cañas sin mencionar a sus inseparables compañeras, la tapas, esos pequeños milagros gastronómicos que sorprenden y deleitan con su creatividad. La caña y la cerveza forman una combinación divertida y constituyen una excelente opción nutricional  Nuestro consejo es que disfrutes combinando las distintas variedades de cervezas que se fabrican aquí, con las infinitas posibilidades de las tapas españolas, incluso puedes ayudarte de tecnología, como esta aplicación para iPhone

Despedimos esta miniserie dedicada al disfrute cervecero con este fragmento del delicioso libro de Philippe Delerm con un título que lo dice todo: “El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres de la vida”:

“¡El primer trago! ¿Trago? Empieza mucho antes de la garganta. En los labios aflora ya ese oro burbujeante, frescor amplificado por la espuma, y lentamente en el paladar un placer tamizado de amargor. ¡Qué largo parece el primer trago! Se bebe de un tirón, con avidez falsamente instintiva. Saboreamos el color; falsa miel, sol frío. Siguiendo todo un ritual de sabiduría y espera, nos gustaría gobernar el milagro que acaba de producirse y de desvanecerse a un tiempo. Nos gustaría conservar el secreto del oro puro, y encerrarlo en fórmulas…”


Cómo cargarse una cerveza (I)

Iniciamos aquí una mini serie de posts en los que intentamos señalar algunas prácticas, más o menos comunes, que pueden hacer que la experiencia cervecera no sea todo lo buena que debe ser. No se trata de ser dogmáticos sino más bien de compartir algunas reflexiones.

Cómo cargarse una cerveza, I: No tomándosela en serio.

Las cerveza es una bebida milenaria, con una historia fascinante y unas propiedades nutricionales que hoy ya nadie pone en duda.

Por eso muchas veces nos preguntamos: ¿Cómo se entiende que, siendo una bebida tan importante para nosotros, a veces la tratemos tan mal?

Tal vez por influencia de películas americanas del género “universitarios granujientos y descerebrados”, o por el hecho de que la cerveza apenas mancha, la realidad es que en muchas ocasiones, vemos como este preciado líquido es arrojado, proyectado,  desperdiciado o, casi peor, servido de maneras que, aparte de decir más bien poco acerca del buen gusto del usuario, consiguen que la cerveza se consuma completamente desvirtuada. Porque en ese proceso supuestamente divertido de trasvase desde la lata o el grifo hasta nuestro paladar, el paso por tubos de plasticorro, bolsas y gomas consigue que la cerveza se caliente, pierda la espuma y se apropie de sabores extraños que no le corresponden. Los matices que aporta el PVC a la cerveza, digámoslo desde ahora, no son nada agradables.

Aquí podemos ver una pequeña “galería de los horrores cerveceros” que os mostramos con una sola condición: Por favor, nunca lo intenten en casa”

[youtube id=”VXrBowsNFis”]

Tenemos de todo; desde la más inofensiva jarra-calavera, pasando por diferentes dispensadores, como el clásico de gorra para ver los partidos (ojo, la marca que aparece en la foto no tiene culpa de nada), el típico cilindro de plástico con un grifo (cerveza caliente garantizada) o el horroroso combo calavera de plástico-columna vertebral de goma.

De ahí pasamos a cosas más preocupantes, como una pistola de latas que no tiene más aliciente que el de desperdiciar cerveza poniendo tibio al de enfrente o una especie de ruleta rusa que propone una forma de consumo muy alejada de lo que recomendamos en Cervecear como consumo moderado.

Pero si hubiera que elegir un invento que consigue a partes iguales destrozar el disfrute cervecero y revolverte el estómago, nos quedamos con esta colección de depósitos que, adosadas a diferentes alturas de la anatomía y dotadas de un pequeño grifo, se supone que nos sirven para cervecear de forma divertida y original. Aparte del efecto que el calor corporal y el plástico puedan producir en la bebida, el hecho de ingerir un vaso de cerveza servido directamente desde el marsupio de tu colega es algo que necesariamente tiene que dejar huella en tu psique. Y ya ni hablemos en el caso del Freedom Flask

Agradecemos muy sinceramente al fabricante que no haya utilizado cerveza para el vídeo demostrativo…

Como no queremos despedirnos con mal sabor de boca, os recordamos que afortunadamente, estos inventos son propios de usos cerveceros muy alejados del patrón mediterráneo, mucho más moderado y menos extremo. Aquí nos gusta saborear una caña fresquita, con su tapa y en compañía de buenos amigos, como las que vemos en la foto.

Esperamos haberos entretenido con estos ejemplos negativos. Volveremos en la próxima entrega de: “Como cargarse una cerveza”

Autorregulación del sector cervecero

Un mayor compromiso por la autorregulación

Autoregulación El Código de Autorregulación Publicitaria tiene como objetivo que todas las comunicaciones comerciales de cerveza sean honestas y responsables. Supone un compromiso adquirido por el sector cervecero de forma voluntaria para garantizar unas comunicaciones comerciales responsables de forma más estricta que la propia Ley mediante el establecimiento de principios que lo garanticen.

Se trata de un acuerdo pionero en el sector de la alimentación y bebidas en España creado en 1995 y renovado y ampliado en 2003 y 2009 incluyendo nuevas medidas adaptadas a la evolución de la sociedad. Está suscrito por Autocontrol de la Publicidad, y las asociaciones de consumidores CECU y UCE, que participan activamente en el seguimiento del cumplimiento del mismo. Cabe destacar el alto grado de cumplimiento de este acuerdo por parte de las compañías asociadas.

En la última revisión del Código se incluyeron medidas aun más estrictas que las anteriores, sobre todo focalizadas en la protección de los menores. Así, se aclararon algunos puntos relacionados con los requisitos que han de tener los mensajes como apelar al consumo responsable en la publicidad, limitar la publicidad de cerveza de las páginas exteriores de los diarios, elevar la edad de los actores que puedan participar en los anuncios de cerveza y establecer una mayor distancia entre la publicidad exterior de cerveza y los colegios, entre otros.

Porque él bebe lo que tú bebes

Campaña gráfica de Cerveceros de España "Porque él bebe lo que tu bebes"Nadie duda de que alcohol y embarazo son incompatibles pero todavía se dan comportamientos poco responsables en este ámbito, con todos los riesgos que este hábito conlleva.

Por ello la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y Cerveceros de España han creado la iniciativa Un embarazo SIN para sensibilizar a las mujeres embarazadas, las que creen estarlo o las que se encuentran durante el periodo de lactancia sobre la incompatibilidad del consumo de alcohol durante el embarazo.

Con el lema “Porque él bebe lo que tú bebes”, esta iniciativa propone que las mujeres consumidoras de cerveza opten por la variedad sin alcohol. No tienen por qué renunciar al sabor de la cerveza, pueden tomarse una sin alcohol. Está igual de rica, y la elaboración y los ingredientes son los mismos que la cerveza tradicional. Además, solo tiene 17 calorías por 100 mililitros, un 95% de agua y cientos de componentes naturales, aún más beneficiosos durante el embarazo.

Esta iniciativa distribuye materiales por toda España que incluyen recomendaciones para ayudar a las embarazadas a seguir una dieta completa y equilibrada, entre las que destaca reducir el consumo de productos calóricos, aumentar la ingesta de líquidos o consumir alimentos ricos en ácido fólico, hierro y calcio.

Porque él bebe lo que tu bebes, apuesta por la cerveza sin alcohol.

Consejos para padres

No preocuparse, ocuparse

Comunicación¿Cuántas veces nos han visto nuestros hijos tomarnos una cerveza en el aperitivo o comer con una copa de vino? Miles de veces y de hecho, no hay nada malo en que un adulto consuma alguna bebida alcohólica, de forma moderada, con la comida, ¿pero qué ocurre cuando son ellos quienes empiezan a probar el alcohol? Para los menores de edad, el único consumo responsable y aceptable es cero.

La cosa cambia al cumplir los 18… entonces, es importante que dispongan de información suficiente para que sepan hacer un uso responsable de las bebidas alcohólicas.

“¿Qué podemos hacer?”, se preguntan los padres cuando plantean cómo educar a los hijos en una edad tan conflictiva como es la preadolescencia. La solución pasa por tres fórmulas básicas: informar, educar y dialogar; sentar las bases para que los hijos puedan actuar de manera responsable ante distintas situaciones, entre ellas el consumo de alcohol.

Si te quieres informar sobre cómo abordar el tema del alcohol con tus hijos, puedes acceder a la guía “Los padres tienen la palabra”, una iniciativa de Cerveceros de España encabezada por la catedrática de Teoría de la Educación de la Universidad de Valencia, la Prof. Petra Pérez Alonso, que ofrece pautas para prevenir el consumo entre menores y fomentar el consumo responsable entre adultos.