Año nuevo, cuerpo nuevo

Además del ritual de las doce uvas, las campanadas y, cómo no, “la capa”, hay algo que siempre nos une a los españoles después de cada 31 de diciembre y que nunca falla: la matrícula del gimnasio. Por estas fechas nos vemos capaces de cumplir todos nuestros objetivos que materializamos en propósitos de año nuevo. Sin embargo, siempre hay uno que destaca entre todos ellos: “¡Este año me apunto al gimnasio!”, ¿os suena? Seguro que sí.

Ya sea por convicción propia o porque pensamos que, entre guantes y bufandas, el verano está a la vuelta de la esquina, cada mes de enero acudimos religiosamente a nuestro gimnasio más cercano para cumplir con la tradición. Para que te vayas “preparando el cuerpo”, en Cervecear hemos recopilado un riguroso catálogo con los especímenes que, inevitablemente, vas a encontrar en tu gimnasio más cercano. 12 perfiles de gym por cada 12 meses que tiene el año. Let’s get physical!

  • El que se cree que puede empezar el entrenamiento con mancuernas de 20 kg sin haber pisado el gym en años. Pero no.
  • El que solo viene a socializar/LIGAR. En serio, se nos ocurren infinidad de sitios en los que dar rienda suelta a tus pasiones sin tener que recurrir a un pabellón de máquinas, sudor y ambiente cargado. ¿No sería mejor opción la terraza de un bar y un par de cañas a la luz de la luna? Arrasarás en el bar, pero aquí, de momento limítate al ejercicio.
  • El perdido con las máquinas y los ejercicios. Definitivamente, no intentes ayudarle. Será peor para ambos.
    Año nuevo, cuerpo nuevo
  • La guapa. No te engañes, a ti también se te caerá la baba cuando pase por al lado mientras haces tus abdominales. Tendrá todo un séquito de personas dispuestas a “ayudarla” a levantar cualquier pesa… ni te molestes, ¡tú al gimnasio has venido a entrenar, no te conviertas en el perfil número 2!
  • El del “selfie”. Este espécimen pensará que levantar su móvil hasta dar con su mejor perfil contrapicado forma parte del ejercicio de mancuernas, y de paso, hará todo lo posible por enseñar cacho. Ingenuo millenial, tienes tanto que aprender.
    Año nuevo, cuerpo nuevo
  • El entrenador que se tomará su trabajo tan en serio que no dudará en poner en riesgo tu propia integridad. Y es que algunas máquinas las carga el diablo.
  • La pesimista. Con mucha probabilidad será tu acompañante (e incluso puedes llegar a serlo tú también). Hará todo lo posible por desmotivar a cualquiera ya sea saltándose las series o, directamente, optando por no ir. ¡No te dejes influenciar y concéntrate en el ejercicio! El descanso y la cerveza vendrá después.
  • El pesado. Puede tratarse de la misma persona que la pesimista. Te dará conversación, te preguntará absolutamente todo y con seguridad arruinará lo que al principio parecía ser un productivo día de gimnasio.
  • El motivado. Hará todo lo posible porque te percates de su presencia, y admires todo lo que hace. No te creas nada, probablemente entre tanto grito al levantar pesas y tanto espasmo hay muy poca práctica y muchas ganas de llamar la atención.
  • El del “espejito, espejito”. Se quiere, se adora y está especialmente orgulloso de sus resultados en el gimnasio y no dudará en hacer gala de ello en cualquier espejo en el que se vea reflejado.
  • El intenso. Vale que el ejercicio es duro y tiene mucho mérito lo que estás haciendo. Pero relájate un poco, hay gente que va al gimnasio todos los días como parte de su rutina. Deal with it.
  • Y finalmente: tú. Al principio será duro, no podrás con todo, el verano se verá demasiado lejos, tu cuerpo se resentirá y pensarás que lo de las agujetas no parece tener fin. Lo tendrá. Aunque de momento no lo tengas claro, tu cuerpo comenzará a acostumbrarse y en poco tiempo obtendrás tus ansiados resultados. ¡Nada de tirar la toalla!

Te costará adaptarte entre tanta gente, pero no desesperes. Tienen sus defectos, sus peculiaridades, pero en el fondo (algunos demasiado en el fondo) son personas normales con las que podrás disfrutar tomando unas cañas en cualquier bar. Aunque eso sí, mientras sea fuera del ambiente de gimnasio.

En el Día Mundial de la Alimentación pon una cerveza en tu vida

Esta semana se ha celebrado el Día Mundial de la Alimentación y es de justicia reconocer que una de las cosas buenas que tiene España, además de ciudades con siglos y siglos de historia, playas increíbles, un clima envidiable y gente estupenda, es la dieta mediterránea. Muchos le quitarán importancia a este tipo de alimentación, otros ya habrán asumido que es la habitual. Pero no. Por poner un ejemplo cercano, viajar al Reino Unido es la oportunidad de descubrir lo maravillosas, verdes y cosmopolitas que son las islas británicas pero también de darse cuenta de la infinidad de platos precocinados que se pueden llegar a producir e, incluso, inventar. A la vuelta de la experiencia anglosajona-gastronómica-vital, amarás y predicarás por encima de todas las cosas el lema preferido de tu madre: “como en casa, no se come en ningún sitio”. Y así es.

Sentarse en la mesa en nuestro país es una suerte y un placer. Que puedas elegir entre una gran La-dieta-mediterránea-puede-ser-la-mejor-dieta-para-el-cerebrovariedad de frutas, verduras, carnes y pescados es genial. Pero que la hora de la comida sea una delicia y, para algunos incluso un ritual, es el momento en sí. El momento de reunirse con los tuyos, desconectar y disfrutar de la charla y la gastronomía acompañadas de una caña. Y ¿sabes qué es lo mejor de todo? Que tienes casi tantos tipos como platos con los que combinar. Una Pilsen, una abadía, una negra, una lager extra o una sin alcohol… Cualquier cerveza será una buena opción para hacer más sabrosas las comidas.

Y si eres de los que todavía no ha incorporado a su dieta diaria la acompañante perfecta, esta semana ya tienes excusa para poner una cerveza en tu vida. ¿No sabes cómo ni cuándo empezar? Fácil, es viernes, así que reúnete con los amigos en vuestro bar, pedid una cerveza, el plato con mejor pinta de la carta, y a disfrutar.

“Six for the road”

Comienza la ruta de los SIN-Riders

Tipos duros, fuertes, aventureros, amantes de la velocidad y de las chupas de cuero. Moteros que recorren miles de kilómetros, a los que les gusta el riesgo pero que no arriesgan porque tienen muy claro que “En la carretera, cerveza SIN”.

¿De quién hablamos? De los SIN-Riders, el grupo de moteros que recorrerá las carreteras españolas para lanzar un mensaje muy claro: en la carretera, ni una gota de alcohol.

Moteros duros de SIN - RIdersDurante el mes de julio a lomos de su Harley-Davidson, los Sin-Riders darán su vuelta a España particular. A lo largo de su viaje disfrutarán de la conducción y de los paisajes de nuestro país y, de vez en cuando, harán un alto en el camino para tomar un respiro y llevar el mensaje “En la carretera, cerveza SIN” por todo el territorio. El punto de encuentro serán los bares de las carreteras españolas situados a lo largo de las 30 provincias por las que pasarán o de ciudades como Madrid, Ávila, San Sebastián, Barcelona o Valencia. Como conductores experimentados que son, los moteros compartirán sus experiencias con todos los que se encuentren por el camino y aconsejarán cómo viajar estos meses de verano con total seguridad. Para ello, invitarán a todos los mayores de edad a una cerveza SIN, la mejor elección para combatir el calor veraniego, para disfrutar de las paradas en nuestros viajes y para que la conducción sea segura.

Así que mientras la vuelta ciclista incita a quedarse en casa tumbado en el sofá, la ruta motorista invita a disfrutar del verano, de nuestras playas y montañas con buen ambiente y mejor seguridad.

Aquí te dejamos la ruta de los SIN-Riders. Si los ves, ¡únete!

Sábado, 5 de julio: Punta Umbría

Martes, 8 de julio: Sevilla

Jueves, 10 de julio: Málaga y Granada

Martes 15 de julio: Valencia

Jueves, 17 de julio: Barcelona

Martes, 22 de julio: Zaragoza

Jueves, 24 de julio: San Sebastián

Lunes, 28 de julio: A Coruña

 

¿Y por qué hidrata la cerveza?

Cerveceando

Que lo hace, todos lo sabemos: nada como una deliciosa cerveza para combatir el calor de una tarde de verano. Uno de los mejores regalos que nos podemos hacer, más aún si la compartimos con amigos. Precisamente, hoy nos hemos planteado una pregunta que podría surgir perfectamente en esas inolvidables tertulias… ¿Y por qué quita la sed la cerveza?

Aunque la primera respuesta que nos viene a la mente se refiera, casi con toda seguridad, a su temperatura de servicio (“porque está fría”), en realidad la clave de las propiedades hidratantes de la cerveza tenemos que buscarla en su composición. Dependiendo de su tipo, puede llegar a estar compuesta por hasta un 95% de agua. De ahí su poder hidratante, y también la razón por la que en España vinculamos su consumo no solo a las relaciones sociales, sino también al calor y al verano. Algo en lo que también influye, la temperatura habitual en la que solemos consumirla (entre los 8 y los 10 grados) y la presencia en la cerveza de una burbuja de pequeño tamaño, obtenida tras la producción de gas carbónico en el proceso de fermentación.

Todas estas razones explican lo bien que nos sentimos después de consumir una cerveza. No en vano, la Sociedad Española de Dietética de Ciencias de la Alimentación (SEDCA) incluye esta bebida en el Libro Blanco de la Hidratación, siempre y cuando se trate de un consumo realizado por adultos sanos y, por supuesto, con moderación.

Claro que, si la cerveza es una bebida que refresca, principalmente, por estar compuesta de agua, nos surge inmediatamente otra pregunta: ¿y por qué hidrata el agua? De nuevo, surge una respuesta rápida: porque somos un 60% de agua. En realidad, para contestarla deberíamos ponernos un poco más científicos, repasando las funciones esenciales que cumple el agua en el organismo humano y que podéis encontrar, por ejemplo, en el estudio “La hidratación en los mayores. La cerveza como bebida hidratante” . Algunas de ellas: facilita el transporte de nutrientes al interior de las células, permite el desarrollo y metabolismo de las mismas, realiza un papel esencial en la termorregulación, permitiendo el mantenimiento de la temperatura corporal y además, permite una lubricación adecuada de las articulaciones y otros tejidos.

Por supuesto, el agua que necesitamos para disfrutar de una correcta hidratación depende de muchas variables: edad, sexo, actividad o ejercicio desarrollado, los alimentos que ingerimos, ya que también son una fuente de hidratación, etc. Al fin y al cabo, se trata de hacer caso a nuestro organismo: la sed no es más que un mecanismo fisiológico por el que el cuerpo regula la cantidad de agua que necesita consumir. Eso sí, cómo calmarla ya es elección nuestra: “Existen factores, como el color, sabor, olor y temperatura de una bebida, muy influidos por preferencias culturales y sociales que contribuyen a la ingestión voluntaria de una bebida”, comenta Jesús Román Martínez, Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA)

Así pues, cuando (insistimos: siempre con moderación) disfrutamos de una cerveza también podríamos estar contribuyendo a nuestra salud porque, además de ser una bebida de bajo contenido alcohólico, su composición aporta nutrientes a nuestro organismo (minerales y vitaminas del grupo B, principalmente) y sustancias antioxidantes. Además, con un bajo contenido calórico (cien mililitros de cerveza apenas aportan 45 calorías, 17 en el caso de la cerveza sin alcohol), lo que demostraría que el término ‘barriga cervecera’ es tan solo un mito.

Basta de “teoría cervecera” por hoy. Ahora, pasemos a la práctica, disfrutándola de forma responsable y en la mejor compañía. ¡Salud!

VI Simposio Europeo Cerveza y Salud

Cerveza y salud

La Biblioteca Solvay de Bruselas se convirtió, el 20 de septiembre, en el punto de reunión de científicos europeos donde se analizaron  las últimas investigaciones en torno al consumo moderado de cerveza y su relación con la salud. Allí es donde se celebró el VI European Beer and SimposioHealth Symposium, un encuentro que contó con once ponentes, entre ellos, tres españoles, quienes explicaron a la audiencia las principales conclusiones de sus estudios sobre el posible efecto positivo del consumo moderado de bebidas fermentadas en la salud cardiovascular, el papel de la cerveza para la recuperación del metabolismo del deportista o el consumo de cerveza sin alcohol en la calidad de la leche materna.

Puedes tener más información sobre las principales conclusiones de las exposiciones aquí y algunas fotografías del evento.

 

En este vídeo de La 2 también podrás ver un pequeño resumen del encuentro.

[youtube id=”pE4eLVExR4g”]