Todo lo que necesitas saber sobre los Oscars para salir de cañas y no estar perdido esta semana

Foto de portada: fotograma de la película La La Land

Este domingo tuvo lugar uno de esos eventos que dan mucho que hablar, de esos que te servirán para salvar unos cuantos viajes en ascensor con tus vecinos: Los Oscars.

Pero si por alguna remota casualidad te quedaste dormido, no tenías televisión o decidiste aislarte del resto de los mortales, no solo no tendrás temas de ascensor, sino que también es muy probable que las próximas semanas te las pases estando totalmente fuera de lugar cuando salgas de cañas con tus amigos.

Así que allá vamos, amigo cervecero. te resumimos en los próximos 4 puntos lo que tienes que saber para parecer un auténtico entendido (bueno, más o menos)

  1. La mejor película es para… Ups, pues no

¿Y si un día leen mal, sube otra persona y se da cuenta en el escenario que el premio no es para él? Pues, ¡et voilá! Eso mismo ocurrió el domingo. Bueno, más o menos.

Total, que Warren Beatty y Faye Dunaway eran los encargados de dar el mayor galardón de la noche, el Oscar a la Mejor Película, y al igual que cuando hacían de Bonnie and Clyde, marcaron un antes y un después.

Beatty abrió el sobre y al ver el contenido del mismo, extrañado, buscó si había algún otro. Sin éxito. Todo esto mientras su compañera, como el público, creían que trataba de hacerse de rogar y añadir unos segundos de tensión al espectáculo. Pero va a ser que no, que estaba extrañado de verdad.

Así que valiente como él solo, le pasó el sobre a Faye Dunaway (mira, casi que prefiero que la líes tú), y ella se encargó de anunciar La La Land como ganadora a la Mejor Película de los Oscars 2017.

Todo era júbilo, alegría, besos, abrazos, discurso de agradecimiento de los productores… Cuando del backstage apareció uno de los miembros de la consultora encargada de los sobres de la gala para darle el sobre correcto a Beatty. Ahí es cuando los productores, uno de ellos en pleno discurso, se dieron cuenta de que la suya no era la galardonada y que la película ganadora era Moonlight (y es que el sobre que tenía la pareja encargada de anunciar este premio era el de Mejor Actriz, que le había sido entregado antes a Emma Stone por su actuación en La La Land).

Ahora es el momento de que todos comencemos a confabular (y esto da para muchas cañas) sobre cómo pudo pasar esto, ya que la propia Emma Stone reconoció que se quedó con el sobre en el que aparecía su nombre para tenerlo de recuerdo y que no lo soltó en toda la noche.
Bien, pues resulta que tan solo dos miembros de la consultora encargada de los sobres conocen el contenido de estos. Tanto es así, que cada uno de ellos tiene una copia por medidas de seguridad. Ahora, con tantas medidas de seguridad y confidencialidad… ¿Cómo pudo extraviarse el contenido de uno de estos y acabar en el sobre equivocado?

  1. El tweet a Donald Trump

El presentador de la gala de los Oscars, el conocido humorista Jimmy Kimmel, escribió un tweet al presidente norteamericano al ver que este, un muy habitual en Twitter, aún no había participado tras 2 horas de ceremonia.

Este tweet, que decía “Hola, Donald Trump, ¿estás por ahí?”, se hizo viral en redes en menos de 10 minutos.  

  1. Oscars glamourosos… o no

te guste o no la moda, seas de los que bajan en pijama la basura o de los que repite modelito si cree que no va a encontrarse con la misma gente que el día anterior, en los Oscars tienes derecho a opinar de la vestimenta. Y eso es así.

Algunos de los estilismos que más dieron que hablar son los siguientes:

Hailee Steinfeld llevaba flores, trasparencias, volantes… Vamos, que se lo puso todo (o nada, si creéis que las flores y los volantes no tapaban mucho las transparencias). Aquí el único problema está en que los americanos no saben que Pedroche solo hay una y que la queremos los españoles para las campanadas.

Hailee Steinfeld

Leslie Mann eligió un vestido… em… bueno, un vestido. No sabemos muy bien si es cervecera y se inspiró en los disfraces cerveceros que os enseñamos hace unas semanas. Pero vaya, que este fue el resultado:

Leslie Mann

 Y algo parecido le pasó a Ryan Goslin, que quizás se le fue de las manos eso de la moda “vintage”…

Ryan Gosling vs Ronald Weasley

  1. El aplauso más viral

Los asistentes a los Oscars son guapos, ricos, están encantados de conocerse… y eso nos repatea.

Por eso, Twitter se dedicó a sacar defectos a todo lo que ocurría durante la gala. Y fue así como descubrimos que la australiana Nicole Kidman tiene una forma muy raruna de aplaudir. En serio, muy mucho.

Y no lo pensamos solo nosotros, porque en cuanto enfocaron a la actriz aplaudiendo con las muñecas, este se convirtió en el aplauso más viral de los últimos años.

Y es que, en esto, los españoles y los americanos tenemos mucho que ver, nos gusta buscar el lado divertido de cualquier cosa tanto como una buena cerveza.

Entre el aplauso, y los peor vestidos, ya tienes conversación para un buen rato, pero ya te habrás dado cuenta de que el error entre Moonlight y La La Land acompañará a casi todas las cañas que os toméis. Por lo menos, esta semana.

Así que esperamos que hayáis estado atentos y seáis capaces de desenvolveros como si en vez de por vuestro barrio hubierais salido de cañas por Hollywood Boulevard el domingo pasado.

Por los galardonados y por los que lo fueron durante unos segundos…., cheers!

Cerveza y series, series y cerveza

¡Serielizados se ha colado en nuestro blog!

Bueno, más bien ha sido recibido con los brazos abiertos y las palomitas y la cerveza preparadas para hacer un repaso por las series y los momentos cerveceros junto a ellos.

¿Preparados? Allá vamos.


serielizados-logo

“What care I how time advances? I am drinking ale today”

Edgar Allan Poe

Sin saberlo, Edgar Allan Poe estableció hace dos siglos la primera relación entre cerveza y series de televisión. “¿Qué me importa a mí cómo el tiempo avanza? Estoy bebiendo cerveza hoy”, dijo el genial escritor estadounidense. Para los que disfrutamos la cerveza, cuando nos la llevamos a los labios y notamos como desciende dulcemente por nuestra garganta sentimos que el tiempo se paraliza y el universo detiene su inexorable expansión hacia la nada. ¿Y no es esa misma sensación la que sentimos cuando devoramos capítulo tras capítulo de nuestra nueva serie favorita sin dar importancia alguna a la hora que es y  al mundo exterior? La cerveza y las series son de esas escasas cosas en la vida que consiguen hacernos olvidar que somos esclavos del reloj, que nos proporcionan un oasis de tranquilidad alejado de las prisas del día a día. Hay muchas series distintas, hay muchas cervezas distintas, y partiendo de esta perogrullada lanzo la hipótesis que trataré en este artículo: hay una cerveza para cada serie y una serie para cada cerveza.

Amigos cerveceros, bien sabemos que una misma cerveza varía mucho dependiendo del momento en que la tomamos, el lugar y el estado de ánimo en que nos encontremos. La cerveza, como el sexo, se disfruta mucho más si el contexto y la compañía son las adecuadas. A mí una cerveza que nunca me falla es la festivalera: verano, buena música, solecito y amigos. Cuántas veces hemos amado a ese héroe que está detrás de la barra aguantando el calor para servirnos una cerveza bien fría a nosotros, sedientos y danzarines asistentes al festival. A nivel de series, quién más se asemeja a esta birra festivalera no es otro que el mítico Duffman de Los Simpson; sus contadas pero siempre inolvidables apariciones en la serie acompañado por dos cheerleaders a cada lado, con música de fondo y un hipnótico movimiento de cadera, siempre consiguen teletransportarme a esas felices jornadas de cerveza y conciertos. Y ya que estamos hablando de la cerveza Duff de Los Simpson, cabe mencionar que se trata de uno de esos maravillosos casos en que un producto nacido en una serie de televisión es comercializado tras el éxito de esta. Desde hace años podemos encontrar cerveza Duff en supermercados de todo el mundo, comprarla y echar un trago para sentirnos durante unos segundos como Homer, Carl, Lenny o Barney (bueno, como Barney mejor no, uso responsable siempre, amigos).

Otra cerveza quizás no tan ociosa como la de los festivales de música pero sí igual de satisfactoria o más es la que nos tomamos después de un largo día de trabajo. Quién no ha llegado cansado a casa y se ha servido un cerveza bien fría para reposar cuerpo y alma, o nada más salir de la oficina se ha dirigido al encuentro de sus amigos en el bar de toda la vida y ha pedido una “¡Caña aquí!” como Amador, Leo, Javi y Vicente en La Que Se Avecina. Precisamente uno de esos bares de toda la vida fue absoluto protagonista de una de las sitcoms más aclamadas de todos los tiempos: Cheers (la versión original americana, no el infecto intento de adaptación española con Resines a la cabeza). En ese mítico bar de Boston las jarras de cerveza circulaban por la barra a la misma velocidad que las agitadas vidas de sus clientes causaban las carcajadas de millones de espectadores al otro lado de la pantalla. Una lástima que Frasier Crane, uno de los personajes más brillantes de la serie y protagonista de un spin off más brillante si cabe, fuera más de vino que de cerveza. ¿Más ejemplos de bares de toda la vida dónde ir a tomar una cerveza en las series de TV? Yo personalmente me quedo con el pub MacLaren’s de Cómo conocí a vuestra madre, compartir cerveza y tácticas de ligoteo con Barney Stinson es uno de esos sueños inalcanzables que todos tenemos. Y no salgamos de las sitcom sin antes recordar la genialidad que Joey de Friends soltó tras ser preguntado si sería capaz de llevar una dieta vegetariana: “Claro, no hay carne en la cerveza, ¿verdad?”. Insuperable.

Y tras la cerveza festivalera y la cerveza afterwork, hablemos de la cerveza familiar. Qué me decís de esas barbacoas familiares en el jardín de tu cuñado con cantidades industriales de carne y niños correteando, donde cerveza en mano nos ponemos al día con nuestra gente más querida y con nuestra suegra también. Uno no se hace adulto hasta que comparte la cerveza en este tipo de encuentros familiares. El mejor ejemplo seriéfilo para este caso en concreto lo encontramos en la serie de animación King of the hill, considerada como una de las series que mejor y con tono más ácido han sabido captar el día a día de las familias americanas de clase media; no es casualidad que en el opening de la serie se vea a los padres protagonistas de esta contemplando la vida mientras echan tragos a su  lata de cerveza.

Sin salir de la animación, me gustaría recordar un excelente capítulo de Padre de familia en que parodian la película Charlie y la Fábrica de Chocolate con una fábrica de la cerveza que suelen beber Peter Griffin y sus amigos, la Pawtucket.

Y el último tipo de cerveza al que me gustaría hacer referencia es la cerveza imaginaria. Me explico. Este concepto se refiere a todas aquellas cervezas que visualizamos en nuestra mente antes de beberlas: llevas veinte minutos corriendo y presa del cansancio tu motivación se convierte en la cervecita que te tomarás una vez duchado; o tras horas estudiando acuerdas contigo mismo que después de un par de horas más de estudio cambiarás la biblioteca por el bar de la facultad y te tomarás una caña para desconectar; es decir, la cerveza es capaz de trascender los sentidos físicos y podemos empezar a disfrutarla en nuestra imaginación antes de ingerirla. Y precisamente eso, una cerveza imaginaria, es de la que hablaremos ahora: la Heisler. Se trata de una marca de cerveza ficticia creada para aparecer en cine y televisión en las escenas que se requiere la presencia de cerveza. De hecho, ha aparecido en series de televisión tan importantes como Me llamo Earl, Dos Hombres y medio, Prision Break o Mujeres Desesperadas.

Tras este repaso queda claro que cerveza y series tienen un estrecho vínculo, y muy humildemente considero probada mi hipótesis inicial de que existe una cerveza para cada serie y una serie para cada cerveza. Así que ahora abriré una birra, pondré un capítulo de una de las doce series que estoy mirando simultáneamente, guardaré el reloj en un cajón y dejaré que el tiempo avance sin más preocupación que disfrutar de dos de mis grandes pasiones al mismo tiempo.

Salud, cerveza y series.

Marc Renton, Serielizados.

¿Qué habría pasado si se hubieran ido a tomar una cerveza?

Seguro que muchos de nosotros estamos de acuerdo en que las diferencias, las discusiones, se gestionan mejor tomando una cerveza en el bar para quitarle hierro al asunto. Esto mismo se puede aplicar a las películas.

Más de una vez he estado reflexionando sobre cómo un pequeño gesto, una idea, podría cambiar de manera radical todo. ¿Qué habría pasado si Mufasa, el rey león de la época, y su hermano Scar se hubieran ido de cañas para solucionar sus diferencias? No se habría producido la estampida y no habrían llegado las hienas. Aunque Simba no se habría hecho colega de Timón y Pumba…

Seguro que también os habéis preguntado… ¿Qué habría pasado si en “Los Padres de Ella”, Jack Byrnes y Gaylord Follen se hubieran ido a tomar una cerveza juntos para limar asperezas?Seguramente Follen habría sacado a la luz que el gato Gafe no le cae bien, pero es mejor sincerarse y tratar de llevarse bien en vez de ocultarlo. De todas maneras, a Jack no le habría caído bien el novio de su hija, así que habríamos seguido teniendo película…

En muchos casos, vemos que en las películas los protagonistas hacen cosas que no son necesarias. Y nos preguntamos por qué. Como en la película “Everest”. No había razón para subir a la cima con esa tormenta de tal magnitud que se avecinaba. Lo mejor habría sido que se fueran a un bar y pidiesen una cerveza y unas tapas mientras hablan de la vida, de la excursiones que han hecho… y luego ya si eso, después de la tormenta, intentar la subida.

Lo mismo puede decirse de la saga “Paranormal Activity”. Estaba claro que esas casas y esas familias daban miedo. No había necesidad de quedarse e invocar a los espíritus, y menos grabarlo todo. Eso que estaba ocurriendo no era natural, y no podía acabar bien. Habría sido mejor quedar con unos amigos y explicar el mal rollo que se te ha quedado alrededor de unas patatas bravas y unas cervezas. Quién sabe si esa maldición habría seguido…pero por lo menos Tobby no habría tenido tantas oportunidades para hacer el mal.

Las mentiras tampoco llevan a nada bueno. Una buena filosofía de vida es ser sincero y hablar de lo que sientes sin necesidad de mentir o aparentar algo que no eres. Esto nos recuerda a “Te quiero, Philip Morris”. En esta película Jim Carrey aparenta lo que no es, y estafa y engaña como si no hubiera un mañana. Lo mejor que habría podido hacer es haberse sentado en la mesa de un bar con su pareja, y haber pegado un sorbo de su copa de cerveza para después decir que no tiene dinero, pero que le quiere. Seguro que habrían sido felices juntos y no habrían tenido tantos problemas con la Justicia. Y todo con una simple cerveza y una tapa. Es increíble el poder que tiene un simple gesto de ir a un bar a tomar una caña y charlar un rato, pero, bien utilizado, puede cambiar el curso de las películas…y de las vidas.

Ganadores #Undedodespuma 2016

 

¡Ya tenemos ganadores!

Habéis votado por vuestras obras favoritas y nuestro jurado se ha pronunciado: estas son las obras ganadoras de la XII Edición de “Un dedo de espuma, dos dedos de frente”

Gracias a todos por vuestro esfuerzo e implicación en esta edición ¡sois grandes cerveceros!
Os animamos a participar el año que viene y, por supuesto, a seguir cerveceando responsablemente.

[one_half]
GANADORES DEL JURADO

Audiovisual (3.000€ de premio)

[divider] [/divider]

Moncho Massé

‘Tipos de Cerveza’.

 

Gráfica (2.000€ de premio)

[divider] [/divider]

Patricia Pérez Martín / Lorena Megías Fernández

‘Disfruta el momento, ganarás mucho más’.
Jurado2014

 

 

 

Microrrelato (1.000€ de premio)

[divider] [/divider]

Álvaro González

[/one_half] [one_half_last]GANADORES DEL PÚBLICO Audiovisual (Cámara Go Pro Silver Edition) [divider] [/divider] Elisa Cuadra de Agustín ‘Corto de cerveza’.   Gráfica (Tableta gráfica Wacom Intuos 5 S) [divider] [/divider] Diego Nicolas Agustin ‘Las dos caras de la cerveza’. Público2014                 Microrrelato (E-reader Kindle Paperwhite) [divider] [/divider] Ivanna Rakela

[/one_half_last]

Cerveceros cinéfilos: ¡Va por vosotros!

Seguro que para muchos los días de frío, lluvia y cielo gris son sinónimo de una cosa, y sólo una: manta, peli y palomitas. ¡Y si es en compañía mejor! Es el plan de domingo por excelencia. Da igual la peli que sea.

En verano ocurre algo parecido, pero con notables diferencias. El calor, las noches estrelladas y sin viento, nos invitan a salir a la calle. Pero nuestras ansias de película no se desvanecen con el verano. Por eso se inventaron los cines de verano. Grandes teatros al aire libre donde dejar volar nuestra imaginación. Una buena película (aunque sean reposiciones de grandes éxitos anteriores como “Sonrisas y lágrimas”; sí, puede que estemos un poco anticuados), unas palomitas y una buena cerveza para mitigar el calor, suenan a planazo.

Por eso, os invitamos a probar esta nueva experiencia y os indicamos siete sitios donde poder disfrutar del cine de verano. ¡A rodar!

Fescinal 2016, Madrid

Fescinal 2016

En pleno centro de Madrid, entre el Templo de Debod y el Río Manzanares, encontramos este cine de verano en el que podremos visionar dos películas por noche. Las entradas se pueden adquirir por Internet. Además, mientras vemos la película, podemos comprar diferentes tipos de comida acompañada de una buena cerveza. El plan ideal para aquellos que les toca pasar el mes de agosto en la capital ¡Todo ello sin salir de la ciudad!

Sala Montjuïc, Barcelona


Montjuïc

En pleno Castillo de Montjuïc, en un entorno único situado en el centro de Barcelona encontramos esta iniciativa que trae a la cartelera los mejores estrenos del año. Una excelente oportunidad para finalizar un tour cultural por la ciudad. La Sala Montjuïc ofrece la posibilidad de comer alimentos típicamente catalanes y maridarlo con una cerveza fresquita para acompañarlos. ¡Mejor imposible!

Autocine STAR, Valencia

Autocine Star Valencia

En Valencia podemos encontrar un autocine como el de las películas que tantas veces hemos visto en nuestras pantallas. Aquí podemos venir con nuestro coche y visionar una película mientras escuchamos el sonido del mar. Y no, no es que la película de “Everest” esté estropeada. ¡Es que este autocine está situado cerca del Mediterráneo!

Magma Open Air Cinema, Tenerife, Canarias

tenerife sur

Se trata de un cine permanente al aire libre. En él podremos ver películas durante todo el año eligiendo diferentes idiomas, en medio de la cálida noche canaria. Si la noche refresca, noches contadas en el año, podemos alquilar una manta… ¡No os quedéis dormidos!

El séptimo arte está de fiesta

“Para mí, el cine son cuatrocientas butacas que llenar.” De esta forma definía Alfred Hitchcock  el arte del cine, si bien hoy no tendría mucho problema para llenar esas cuatrocientas butacas y las salas de los cines que se propusiera. Y es que ayer comenzó la 10ª edición de la Fiesta del Cine en España y, como cada año, más de un millón de espectadores han reservado estos tres días en su agenda para acudir al estreno de esa película que tantas ganas tienen de ver.

Si la semana pasada os proponíamos salir a la calle para hacer ejercicio y divertiros, esta semana nos gustaría invitaros a acompañarnos a hacer una visita a las salas de cine de España y  disfrutar del séptimo arte en buena compañía, aprovechando que la lluvia está robándole el protagonismo al sol estos días.

Ir al cine siempre ha sido una buenísima excusa para desconectar y pasar un buen rato con amigos, así que ¿por qué no aprovechar que estos días es más accesible que nunca? Además, es sentarte en una butaca y convertirte automáticamente en un excelente crítico de cine y, como todos sabemos, todo debate que se precie necesita un toque de cebada y lúpulo de acompañamiento.

Quizás hasta podríamos rememorar los míticos ‘programas dobles’ de las no-tan-antiguas salas de cine y hacer doblete para alargar ese debate un ratito más, porque aunque el invierno parece estar asomando la cabeza estos días, el sol se sigue poniendo más tarde, las temperaturas siguen invitando a salir a la calle y las terrazas nos hacen ojitos para que les amenicemos las horas con nuestras disertaciones sobre una película u otra con nuestras teorías para arreglar el mundo desde el ‘centro de barperaciones de la esquina’.

Y por si cogéis gustito a eso de analizar personajes, tramas y giros argumentales, os proponemos cine de veranoque vayáis investigando  dónde queda el cine de verano más cercano y añadirlo a vuestra lista de lugares favoritos. No hay forma mejor de cerrar un día de playa que acercarte al cine de verano más veterano de España, el Autocine Drive-In de Denia, o a las Terrazas Aguadulce de Almería, el Cine abierto de Málaga, a la terraza del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, en Ribadesella o al Open Air de Madrid, entre otros. Son cientos las salas abiertas que tenemos repartidas por toda nuestra geografía, solo tienes que encontrar la tuya.

Ahora, tomando prestadas las palabras del novelista estadounidense Pedro Ruiz, te recordamos que lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros. Así que ve comprando las palomitas, las cervezas y desconecta del mundo durante unas horas.

Combinación navideña: Cerveza, palomitas y cine

Basta con ver media hora de televisión para saber que las Navidades se acercan. Sí, los primeros copos de nieve ya han caído, el anuncio de la lotería aparece en casi todas las conversaciones cuando nos vamos de cañas, gorritos y bufandas se convierten en el complemento por excelencia en todas las fotos de Instagram, las luces de colores  adornan las calles, y… ¡los estrenos de cine empiezan a llegar a las salas de nuestro país!

Por ello, no se nos ocurre un plan mejor para estas semanas de frío que quedar para tomar unas cañitas y unirlo a una sesión de peli. Además, durante estas fechas se estrenan algunos de los títulos que más sonarán el resto del año y estamos seguros que tú también quieres estar a la última de las novedades cinematográficas.

Por eso, aquí os mostramos alguno de los estrenos que no te puedes perder durante las próximas semanas:

    • Los juegos del hambre: Sinsajo. Parte 2 (27 de noviembre)

Desde 2012 llevamos siguiendo las historias de Katniss Everdeen y su lucha contra el Capitolio. Después de tres películas y varios años, tras una larga espera estas Navidades se pone fin a la saga de Suzanne Collins con la segunda parte de la película “Sinsajo”.

  • La Novia (11 de diciembre)

En el panorama nacional, ‘La Novia’ nos dejará sin respiración. Con esta película viajamos hacia el mundo de Lorca y su obra ‘Bodas de Sangre’. Este clásico lleno de pasión y traiciones cuenta con una cuidadísima fotografía de la que te enamorarás en cada plano.

  • Star Wars: El despertar de la Fuerza (18 de diciembre)

Star Wars o el estreno de los estrenos. La saga que comenzó en 1977 y cuya última película se estrenó en 2005, vuelve diez años más tarde con una última entrega “El Despertar de la Fuerza”. Poco más hay que añadir sobre este esperadísimo regreso que seguro reunirá a millones de fans.

 

  • El desafío (The Walk) (25 de diciembre)

Protagonizada por el actor Joseph Gordon-Levitt, ‘El desafío’ nos cuenta el relato del funámbulo francés Philippe Petit, conocido por cruzar en una cuerda floja entre las Torres Gemelas de Nueva York en 1974. Una historia de vértigo que estamos seguros que será todo un gran éxito.

  • Navidades, ¿bien o en familia? (Love the Coopers) (25 de diciembre)

¿Qué es una Navidad sin una comedia romántica? No, nosotros tampoco lo concebimos. Este año llega la familia Coopers y su reunión anual para celebrar las fiestas en familia: mentiras, tensiones familiares, nuevas parejas… y mucho humor. Una película para dejar tus preocupaciones fuera y relajarte.

Pon una fecha, escribe a tus amigos, ve pidiendo una ronda de cervezas y continúa el planazo con unas palomitas viendo alguna de las películas que llegan a la cartelera ¡Qué comience el show!

Cuatro libros para meter en la maleta

En verano tenemos algo que echamos de menos el resto del año: vacaciones y tiempo libre. Por eso, es el momento de hacer todo lo que nos apetece y retomar aquello que tenemos pendiente como, por ejemplo, leer. Te proponemos que, estés en las playas del caribe o en Benidorm, te relajes en la hamaca del chiringuito más cercano, pidas una buena cerveza y devores los libros que tenías en la lista desde hace meses. Hoy te proponemos cuatro lecturas y cuatro cervezas para disfrutar en vacaciones.


La chica del trenLa chica del tren (Paula Hawkins) y una cerveza de trigo

Más de 44 millones de personas han descubierto la historia de Rachel, una chica que vive inmersa en una rutina que empieza todas las mañanas en el tren de las 8:04. Cada día imagina las vidas de los pasajeros que siempre la acompañan y que no conoce hasta descubrir que nada es como ella pensaba.

Para disfrutar de la novela de Paula Hawkins te recomendamos que pidas una cerveza de trigo con la fruta del verano: sandía o melón. Deja volar tu imaginación con la lectura y con el aroma a cereales de esta bebida que acabará con un final especiado largo, perfecta para este thriller.


Libro LolitoLolito (Ben Brooks) y una cerveza lager

Si este verano quieres divertirte te recomendamos la obra de  Ben Brooks, una comedia sobre un adolescente que comienza a vivir en sus propias carnes los problemas del mundo adulto.

La comedia marida a la perfección con la clásica lager, ligera y refrescante. La rubia de siempre acompañada de un buen libro como Lolito, hará que te acabes esta novela en lo que te dura una caña.


chap chapChap Chap (Kiko Amat) y una cerveza abadía

El novelista y periodista Kiko Amat nos ofrece esta antología profesional. Amat recopila algunos de sus mejores artículos con conocidos personajes como Juliette Lewis o Julio Iglesias, pero siempre manteniéndose como protagonista.
El ingenio de las crónicas se saboreará mejor con la cerveza de abadía  y si lo acompañas con unas piezas de manzana, mejor que mejor. Sus sabores afrutados, frescos y su toque acaramelado harán quieras que el momento de lectura dure para siempre.


El JilgueroEl jilguero (Donna Tartt) y una cerveza negra

Para el jilguero recomendamos una cerveza con cuerpo y cremosa. La negra stout es la variedad perfecta para acompañar a Theo Decker, un joven superviviente a un atentado en el Metropolitan de Nueva York que aprovecha el caos de este ataque para robar una obra del museo. Los aromas a café y regaliz de la cerveza harán que vivas más intensamente las aventuras del protagonista por Nueva York, Las Vegas y Amsterdam.

Grabado en la piel

Tattoo cerveza

Nuestro secreto a voces es la pasión cervecera. Lo hemos gritado a los cuatro vientos y lo hemos dejado claro a cada uno de nuestros amigos, familiares y conocidos. Nuestro mejor plan para cualquier día entre semana es compartir un momento de relax con amigos y unas cañas. Pero cuando llegan los fines de semana, somos los primeros en proponer la cerveza como protagonista y acompañarla de unas tapas para disfrutar de sus sabores y combinaciones. Pero, ¿qué podemos hacer si sentimos pasión por este jugo de malta y lúpulo?

De repente nos surgió una pregunta: hasta dónde pueden llegar los seguidores por esta bebida. Pensamos en el calor, las ganas de cervecear, las camisetas y los pantalones cortos, los tatuajes que salen a la luz en esta época del año… y decidimos investigar por las profundidades de internet en busca de resultados. Lo que encontramos nos dejó desolados: ¡no somos lo suficientemente fans de la cerveza como muchos de vosotros!

Antes de hacerse un tatuaje, la gente lo piensa mucho. Muchísimo. Es entonces cuando toman la decisión y se tatúan. Normalmente lo hacen porque siempre les recordará algo que no quieren olvidar, o algo de lo que no se van a cansar nunca. Y aquí es donde encontramos que existe muchísima gente que confía en el lúpulo como esa gran fuente de amor e inspiración. Gente que no duda ni un segundo en pintar su piel demostrando a las cerveceras qué es lo que más les gusta y hasta dónde podrían llegar por una caña fresquita.

Os dejamos esta foto-galería para que disfrutéis de los tatuajes más locos de cervezas. Nosotros ya hemos pedido cita en el estudio de tatuajes para enseñar cuál es nuestra verdadera pasión y grabarla en nuestra piel. Esperamos que vosotros sigáis nuestros pasos y demostremos de qué estamos hechos los fans de la cerveza. ¡Salud!

Jarra de cerveza

El cine ya no es lo que era. Es mejor.

Lo antiguo, si parece nuevo, dos veces bueno. Esa es la filosofía que siguen las nuevas tendencias para realmente, hacer lo de siempre. Ahora disfrutamos de la cerveza de afterwork y de las fotografías con filtros vintage. Sí, volver al pasado se ha convertido en el plan del presente y si no, pensemos en un par de planes para cualquier fin de semana de verano.

Hoy que podemos decidir entre salas en tres dimensiones, efectos increíbles, mejoras en la calidad de la reproducción y sillones que ya nos gustaría tener en casa… elegimos un clásico, los cines de verano.

Gente reunida en un espacio abierto por y para disfrutar de una película. Por supuesto, no todo el mundo va igual de provisto para este tipo de eventos; está el tipo que lleva la merienda o la cena, siempre lleno de bocadillos, patatas fritas y dulces para que a su grupo no le falte de nada; la señora que lleva cojines, lo que en principio parece ridículo, a los 20 minutos se convertirá en la más envidiada de toda la sesión; el que lleva una mantita, que aunque pasemos por la tercera ola de calor, él tiene la costumbre de taparse hasta arriba, y aunque lo intentéis nunca se quitará ese pedazo de felpa de encima.  Y por último, nuestro favorito,el que propone comprar unas cervezas frías para poderlas beber mientras disfrutan de la película.

La situación es idílica: 28 grados, ligera brisa veraniega, chanclas, rodeado de amigos, una buena historia y una cerveza para refrescarte en los momentos de mayor tensión de la trama. A su vez, todo es como una película americana de los 80. Así que todo se vuelve completamente nostálgico.

No podréis decir que no es un gran plan. Sin embargo, si sois de los que además del cine, adoráis ser estrellas de la canción en la intimidad, tenemos el plan perfecto. Al fin, ¡han llegado a España los cines-karaoke! Sesiones en las que ya no tienes que ocultar tus gallos tras un chorro de agua en la ducha, porque todos los asistentes hacen lo  mismo. Pensad en Grease o The Rocky Horror Picture Show. Ahora imaginad a una masa enloquecida gritando “tell me more, tell me more”, mientras sigue la película. Y nadie te critica. De hecho el personal coge su botellín de cerveza y lo usa como micrófono. Eso, amigos, es otro planazo de cine para estos días de calor que nos acompañan.

Nosotros hemos probado ambos planes y somos muy fans de ellos. Ahora os toca a vosotros, salid a la calle, poneos vuestras mejores galas y disfrutad del cine en todas sus posibilidades.

Ahora