Tu destino perfecto para el puente de mayo según el tipo de cervecero seas

En mayo ya empieza a oler a veranito: buen tiempo, días largos, terrazas… Y eso hace que nuestras ganas de cervecear y salir con amigos vaya aumentando cada día (si es que puede hacerlo aún más). ¿Y qué hay mejor que cervecear en nuestro barrio? ¡Hacerlo en una escapada! Los fines de semana y los puentes van convirtiéndose en la excusa perfecta para salir y probar nuevos sitios donde salir con amigos fuera de la ciudad según va llegando el buen tiempo.

Por eso, y porque disfrutar está en el ADN de todo cervecero, existe un sitio perfecto donde pasar el próximo puente de mayo para cada uno de vosotros, según el tipo de cervecero que seáis.

Cervecero clásico: Los pueblos con más bares por habitante de España

Si a ti lo que te gusta es el cerveceo de toda la vida, con tapita y amigos incluido, en el bar de tu barrio… entonces eres uno de los cásicos.

Tu manera de cervecear se caracteriza por ser la más típica de la cultura mediterránea, y entre nosotros, la más sencilla. Porque a ti no hay nada que te haga más feliz que una buena compañía, una buena conversación y, sobre todo, una buena cervecita.

Hace poco los medios de comunicación decían que “En España hay 260.000 bares, más que en todo Estados Unidos”, por lo que, si eres un verdadero cervecero clásico, tu destino de escapada perfecto está dentro de nuestras fronteras.

Sallent de Gállego (Huesca), La Vall de Boi (Lérida) o Cabrales (Asturias), son algunos de los pueblos con más bares por habitante en nuestro país, por lo que ¡la cañita y las tapas las tendrás aseguradas!

Cervecero cultureta: Roma

Cuando la cerveza que mejor te sienta es después de haber visitado un museo o pateando una ciudad llena de monumentos históricos, Roma es tu escapada ideal para el puente de mayo. El Coliseo, la Fontana di Trevi, el Panteón, la Plaza España… todas estas maravillas te están esperando en la capital italiana. Pero, sobre todo, lo favorito de cualquier cervecero cultureta: el aperitivo italiano. ¿Qué puede haber mejor que una buena dosis de museos, historia y cultura? ¡Comentarlo con amigos con una copa de cerveza bien fresquita acompañada de pizza, pasta o risotto! Vaya, un buen tapeo a la italiana.

Si no te ha dado tiempo a coger billetes o a organizar el viaje siempre quedará el plan B: Planificar un plan cultural en tu ciudad ¡seguro que descubres museos que no habías visitado jamás!

Cervecero aventurero: Islandia

Si a ti la cerveza que más te gusta viene tras una aventura o una excursión, entonces, Islandia es el destino perfecto. Todo aventurero que se precie debería visitar el país de la naturaleza salvaje, las cascadas, los volcanes y las mejores auroras boreales, al menos una vez en su vida. ¡Ninguna cervecita te sabrá tan bien como la que te tomes después de visitar las playas negras del sur de Islandia!

Cervecero playero: Islas baleares o canarias

Tu cerveza favorita es la que te tomas al sol o en un chiringuito de playa. Si eres de los que se aprovecha cada uno de los rayos de sol para tostarse y tomarse una cervecita, tu destino para este puente no puede ser otro que uno playero. Por eso, en España, algunas de nuestras apuestas más seguras cuando vamos buscando sol y playa están en las islas: las islas canarias o las baleares. Pero, por muy buen tiempo que haga en estos destinos generalmente, puede que hayas visto que los días no vayan a ser tan soleados como esperabas, si eso es así, ¡que no cunda el pánico! Siempre podrás tirar por tu plan alternativo preferido: una ruta de bares y tapas por la isla.

Cervecero “con gracia”: Sevilla y su feria de abril

Y por supuesto, si a ti lo que te gusta es salir con amigos y tomarte tus cañas con “mucha gracia”, Sevilla es tu destino ideal para este puente.  La feria de Abril de este año dará comienzo el próximo domingo 30 de abril y ¡no hay un plan mejor para aquellos cerveceros que estén deseando disfrutar del alumbrao con una cervecita fría y una tapita de jamón!

 

Por lo tanto, seas el tipo de cervecero que seas, hay un destino que se adapta perfectamente a tu personalidad y, sobre todo, a tu manera de cervecear. ¡A disfrutar y chin-chin!