Grabado en la piel

Nuestro secreto a voces es la pasión cervecera. Lo hemos gritado a los cuatro vientos y lo hemos dejado claro a cada uno de nuestros amigos, familiares y conocidos. Nuestro mejor plan para cualquier día entre semana es compartir un momento de relax con amigos y unas cañas. Pero cuando llegan los fines de semana, somos los primeros en proponer la cerveza como protagonista y acompañarla de unas tapas para disfrutar de sus sabores y combinaciones. Pero, ¿qué podemos hacer si sentimos pasión por este jugo de malta y lúpulo?

De repente nos surgió una pregunta: hasta dónde pueden llegar los seguidores por esta bebida. Pensamos en el calor, las ganas de cervecear, las camisetas y los pantalones cortos, los tatuajes que salen a la luz en esta época del año… y decidimos investigar por las profundidades de internet en busca de resultados. Lo que encontramos nos dejó desolados: ¡no somos lo suficientemente fans de la cerveza como muchos de vosotros!

Antes de hacerse un tatuaje, la gente lo piensa mucho. Muchísimo. Es entonces cuando toman la decisión y se tatúan. Normalmente lo hacen porque siempre les recordará algo que no quieren olvidar, o algo de lo que no se van a cansar nunca. Y aquí es donde encontramos que existe muchísima gente que confía en el lúpulo como esa gran fuente de amor e inspiración. Gente que no duda ni un segundo en pintar su piel demostrando a las cerveceras qué es lo que más les gusta y hasta dónde podrían llegar por una caña fresquita.

Os dejamos esta foto-galería para que disfrutéis de los tatuajes más locos de cervezas. Nosotros ya hemos pedido cita en el estudio de tatuajes para enseñar cuál es nuestra verdadera pasión y grabarla en nuestra piel. Esperamos que vosotros sigáis nuestros pasos y demostremos de qué estamos hechos los fans de la cerveza. ¡Salud!

Wish you were beer