¿Cuál ha sido tu mejor momento cervecero del verano?

El verano está terminando y de vuelta a casa todos hacemos el balance de cuánto hemos disfrutado durante los días de descanso. Que si la playa, que si la montaña, que si el pueblo familiar, que si viajecito al extranjero, que si no has salido de la ciudad pero te lo has pasado igual de bien…Pero, ¿te has parado a pensar con quién has disfrutado de ese momento cervecero inolvidable? ¿Con quién te has tomado ese cervecita que añorarás durante el invierno? La verdad es que el lugar, al fin y al cabo, es lo de menos, lo que más importa es con quién. Quizás ha sido con algún grupo de amigos, tu familia, un chico o chica especial que conociste por casualidad este verano… ¡Piénsalo! Seguro que ahora mismo te está saliendo una sonrisaca de oreja a oreja porque sabes a quién me refiero, ¿verdad?

Si, por el contrario, tienes este asunto pendiente, aun estás a tiempo. Decídete y propón a esa persona especial volver a quedar, las ciudades y pueblos están abarrotados de terrazas pensadas para que disfrutemos de una refrescante cerveza  con la mejor compañía. Si hay un dicho que merece la pena seguir repitiendo es el de “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Así que, ¡aplícate el cuento! y cervecea hoy por si no pudieras cervecear mañana.

Utiliza el WhatsApp, sí, pero sólo para ponerte en contacto con esa persona. ¿Qué mejor reencuentro que una tarde de cañas? Porque seamos sinceros,  parece que las conversaciones siempre fluyen mejor en una terraza, acompañando esas largas charlas, cotilleos, risas o arrumacos, con una cerveza bien fría y algo de picar.

CERVEZA (50)Si no se te ocurre con quién tener ese gran momento cervecero, te damos algunas pistas: ¿Hace cuando que no ves a tu amigo del colegio o a tus primos? A lo mejor te apetece recordar viejos tiempos con alguno de ellos, esos primeros amigos con los que tanto hemos jugado pero conforme nos vamos haciendo mayores vemos con menos frecuencia. ¿Conociste a alguien este verano pero la cosa no llegó a más? Ahí ya tienes la excusa perfecta para un buen reencuentro. También puedes proponérselo a tus padres o a tus abuelos y seguro que así pueden presumir de hijo (o nieto) durante varias semanas. ¿Por qué no?

Porque el momento cervecero no tiene límites ni barreras, ¡elige el tuyo!